Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Rubens y la niña de sus ojos

Las pinturas de Rubens sobre los miembros de su familia, más libres y audaces que las que hacía de su clientela adinerada, son uno de sus mayores logros en el género del retrato. El Retrato de Clara Serena, la única hija que tuvo con su esposa Isabella Brant, que falleció con solo 12 años a causa de la peste, sale a pujas el 5 de julio en Christie’s Londres con un precio estimativo de 3,5 a 5,5 millones de euros. Esta obra reaparece en el mercado después de haber participado en importantes exposiciones en la Rubenshuis de Amberes y en la Scottish National Gallery de Edimburgo. En 2013, este retrato fue devuelto por el Metropolitan de Nueva York al considerarlo obra de un seguidor de Rubens. Tras una reveladora restauración fue reconocido otra vez como una obra autógrafa, lo que llevó a su inclusión en la exposición Rubens en privado, en la Rubenshuis en 2015. Además será incluido en el próximo volumen del Corpus Rubenianum Ludwig Burchard redactado por Katlijne Van der Stighelen, cuya publicación está prevista para 2019. Dada la naturaleza personal de este cuadro, ocupa un lugar entrañable en la obra de Rubens. La desgarradora franqueza con la que Clara Serena mira al espectador tampoco era típica del retrato de la época, y plasma tanto la intimidad del momento compartido entre padre e hija, como el profundo afecto con el que la niña era vista a través de los ojos de Rubens. 

Rubens