Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Semana Grande del Arte en Londres

Con motivo de la London Art Week que se celebra del 3 al 10 de julio, los anticuarios Rafael Valls y Tomasso Brothers Fine Art, han organizado, en sus respectivos espacios, sendas exposiciones con el reino animal como leit motiv. La fauna que se exhibe proviene de todos los rincones del mundo, y refleja la variedad de criaturas salvajes y domésticas que han cautivado la imaginación de los artistas durante miles de años. Hay desde pinturas y esculturas de la antigüedad clásica hasta el siglo XIX y curiosidades como un exótico rinoceronte tallado en mármol coloreado y el estudio de un ratón que hizo Jan Brueghel el Joven. Sobresale entre las obras pictóricas una de origen español: Pajarero de la corte, insólito retrato de un sirviente realizado expresamente por encargo de la infanta de España, María Luisa Carlota, que fue pintado alrededor de 1830 por su “Pintor Particular” Francisco Michans. Nuestros lectores tal vez recuerden que este lienzo protagonizó una de las revalorizaciones más increíbles de la historia de la casa de subastas Balclis al adjudicarse por 150.000 euros en marzo de 2008. Ahora es el galerista Rafael Valls quien le busca nuevo dueño. El hecho de que el cuidador de las aves fuera inmortalizado en un cuadro, quizá es testimonio de su popularidad y lealtad a la familia real, y sugeriría que mantuvo una posición significativa dentro de la casa. De su carácter campechano habla su sonrisa encantadora y un rostro de rasgos marcados, pero sólo podemos especular acerca de su verdadera personalidad pues no ha sobrevivido ninguna prueba documental que describa a este hombre fascinante. Siguiendo con el tema de las aves, la galería de los hermanos Tomasso, especializada en escultura, ofrecerá una soberbia estatua florentina del siglo XVI, que plasma un águila de casi un metro de altura tallada en piedra.
RAFAEL-VALLS--TOMASSO