Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Noticias » Sentimiento y expresión

La pintura, las joyas y los coches de colección son los puntos fuertes de la subasta que Ansorena celebra los días 3, 4 y 5 de octubre. Entre los lotes pictóricos más deseables figura un gouache sobre papel realizado en 1979 por José Guerrero, el granadino que llegó a formar parte del movimiento artístico americano por excelencia: el expresionismo abstracto, junto a Pollock, Motherwell, De Kooning o Rothko. “Se trata de un dibujo preparatorio para una de las estampas de Por el color, carpeta de seis litografías y seis poemas de Jorge Guillén editada por Carmen Durango, en Valladolid, 1982. Se ofrece a pujas por 10.500 euros”, explica el experto de la sala Luis Pradillo. Dentro del apartado de arte contemporáneo también despunta Silla, chaqueta, sombrero, un bronce de Eduardo Úrculo tasado en 14.000 euros [en imagen]. Ejecutada en 1985, esta escultura formó parte de la exposición El viajero, la ciudad y el equipaje: pintura, escultura, dibujo, celebrada en el Centro de Arte Moderno de Oviedo en 1994. De interés para los coleccionistas de pintura antigua es un trabajo del artista suizo Joseph Heintz, que firma Virgen con niño y san Juanito, un óleo sobre tabla valorado en 30.000 euros. Pintor, dibujante y arquitecto Heintz inició su formación con su padre, también arquitecto y masón. Viajó por diversas ciudades estudiando a los pintores más importantes hasta que, en 1591, el emperador Rodolfo II le reclamó para su corte de Praga, nombrándole pintor y retratista de cámara. Entre los alicientes del catálogo figura su selecta oferta de automóviles clásicos. En esta ocasión se licitan 9 coches, entre los que destaca un Bentley ´R Type´ de 1952, que posee un motor de 6 cilindros y 4.564 cc, preciado en 19.000 euros. Este modelo de la marca británica, también llamado Mark VII, fue la segunda serie producida después de la guerra por Bentley Motors, sustituyendo al Mark VI. Se fabricaron solo 2.323 unidades entre 1952 y 1955. Destacan las sinuosas y elegantes formas de la carrocería, los cromados propios de los coches de la época y la pintura bitono muy utilizada en aquel momento por las marcas inglesas.

Ansorena