Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » El genio detrás de Damien Hirst

Después de rechazar la oportunidad de representar a un grupo desconocido que más tarde se convertiría en Led Zeppelin, el empresario Frank Dunphy se prometió no volver a lamentarse de una ocasión perdida. La siguiente se le presentaría en la década de los 90, en el Club Groucho de Londres, cuando entró en su vida un joven y ambicioso artista llamado Damien Hirst. Nada sería igual a partir de entonces para ninguno de los dos. Dunphy jugó un papel crucial en el ascenso de Hirst hasta convertirlo en uno de los artistas más exitosos comercialmente de todos los tiempos. Ayudó a dirigir la venta privada de la primera obra de Hirst que se entregó por más de un millón de libras (Hymn, en 1999); la recompra de casi un tercio de las acciones de Charles Saatchi de los primeros Hirsts en 2003, en un movimiento sin precedentes; y la histórica subasta en la que se adjudicó por 111,4 millones de libras Beautiful Inside My Head Forever en Sotheby’s, hace exactamente una década. Como muestra de aprecio y amistad, Hirst le regaló muchas de sus propias obras, le presentó a sus compañeros de los Young British Artists y les dio visitas privadas a galerías y museos.  Sotheby’s saca a pujas el 20 de septiembre en Londres 200 de estas obras que capturan el espíritu de la época. Además de Hirst hay trabajos de Andy Warhol, Richard Prince, Lucio Fontana y Tracey Emin; el conjunto está liderado por un tondo amarillo con mariposas de Hirst, Smashing Yellow Ball at peace, que tiene un precio de salida de 130.000 a 180.000 euros [en imagen].

Damien Hirst