Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Un Corot en Ansorena

Es una autentica rareza encontrar en una subasta española un trabajo de Jean-Baptiste-Camille Corot, un artista que fue clave en la evolución de la pintura de paisaje francés del siglo XIX, un interés que compatibilizó con el de la figura humana, por lo que parte de su producción privada se centró en retratos de amigos y familiares. El lienzo que saca a pujas Ansorena estimado en 20.000 euros en la venta del 18, 19 y 20 de junio, es Retrato de mujer, probablemente la señora Robert, que fue ejecutado en torno a 1845. Después de su viaje a Italia, Corot se estableció de nuevo en París. Fue durante una de sus escapadas a Rosny-sous-Bois, cerca de Nantes, fue cuando conoció a Marie-Sylvie Robert, a través de madame Osmond, para quien realizaría unas pinturas decorativas para el cuarto de baño de la nueva casa de su hijo, François-Parfait Robert, con quien forjó una relación de amistad. Procedente de una colección privada, este óleo fue subastado en Sotheby´s Nueva York en 2014.  El apartado contemporáneo está liderado por otro retrato, éste firmado por Antonio Saura en 1960, que acepta ofertas a partir de 40.000 euros. Pero, sin duda, la estrella del catálogo es la pareja de tablas San Mateo y San Bartolomé pintadas por el Maestro de Palanquinos (activo en León, 1470-1500) uno de los pintores más interesantes de finales del siglo XV. A pesar de la calidad de su trabajo, se desconoce su identidad. Manuel Gómez Moreno fue el primero en hablar del Maestro de Palanquinos en el Catálogo monumental de León publicado en 1925, dando nombre a este artista anónimo autor del retablo de Palanquinos en León. “Su estilo, relacionado con el de Fernando Gallego, se caracteriza por un gran sentido decorativo, con unos tipos expresivos y particulares, ojos con forma ovalada, cabellos con flequillos cortados rectos sobre la frente, manos en posiciones artificiosas y dedos largos. En los fondos de oro, repite modelos de flores abstractas y en ocasiones lacerias mudéjares” explica Javier López Serrano, experto en Pintura Antigua de la casa de subastas.

Corot