Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Noticias » Un icono de Manet

Manet

La primavera, el célebre retrato que Edouard Manet pintó en 1882 saldrá a pujas por primera vez en un siglo el próximo 5 de noviembre en Christie’s Nueva York con un precio de salida de 18 a 26 millones de euros.
Este emblemático lienzo ha permanecido en la misma colección durante cien años y las dos últimas décadas estuvo cedido en la National Gallery of Art de Washington.
Desde mediados de la década de 1860 Manet había establecido su reputación como maestro del retrato entre los seguidores de la ‘Nueva Pintura’ transformando radicalmente su objetivo de entablar un diálogo entre el canon de la historia del arte y la Belle Époque parisina del momento.
En esta bella composición la actriz Jeanne Demarsy fue inmortalizada como una alegoría de la primavera, un tema que había sido abordado por los artistas desde la antigüedad, aunque aquí sea interpretado con el impactante estilo de Manet y en un contexto vanguardista. El pintor francés se inspiró en Goya y en los retratos de los jóvenes nobles del primer Renacimiento para dar forma a una de las pinturas más brillantes, originales y armoniosas de su producción plástica.
El periodista Antonin Proust, amigo de Manet y quien le sugirió el tema de las cuatro estaciones, fue el primer dueño del cuadro en 1883. Hacia 1902 la pintura pasó a enriquecer los fondos de pintura impresionista del famoso barítono J.B Faure, ávido coleccionista y gran mecenas de Manet. El marchante Durand-Ruel adquirió la tela en 1907 y la envió a su galería de Nueva York donde fue comprada en 1909, habiendo permanecido en manos privadas desde entonces.