Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Una perla de Carlos V, a subasta

El Palacio de Oca, conocido como “el Versalles gallego”, es una fortaleza del siglo XII perteneciente a la Casa Ducal de Medinaceli. En su interior, colgado de la pared de la entrada, se halla el retrato de Ana María de Sevilla y Villanueva, XIV Marquesa de Camarasa tras su matrimonio con Jacobo Gayoso de los Cobos y Tellez-Girón. La aristócrata aparece ataviada con un lujoso vestido azul que revela sus hombros y adorna su cuello con un impactante collar del que pende una única perla de 30 quilates. La llamada “perla de Ana María” ha sido datada a principios del siglo XVI tras practicarle la prueba del carbono 14 y los expertos sugieren que fue pescada durante la conquista del Imperio Azteca por Hernán Cortés. Tras pasar a engrosar los tesoros de la corona española, fue lucida con frecuencia por la emperatriz Isabel de Portugal, esposa de Carlos V, antes de que el monarca se la regalara a su Secretario Universal, Francisco de los Cobos (1477-1547), antepasado de Camarasa, uno de los hombres más influyentes de su época en España. El monarca agradeció con este suntuoso aderezo, formado originalmente por tres perlas, diamantes y una esmeralda, los servicios de su Secretario. La perla fue pasando de generación en generación, de madres a hijas, sin salir de la familia durante todo este tiempo. Ana María se la legó a su hija mayor Francisca de Borja Gayoso de los Cobos, XV Marquesa de Camarasa, quien a su vez se la transmitió a su hija María Josefa Fernández de Henestrosa y Gayoso de los Cobos, que se convirtió en Marquesa de Cilleruelo cuando desposó a Pablo Martínez del Río y Vinent, de una de las familias mexicanas más importantes del siglo XIX. María Josefa, la abuela de la actual propietaria, era una mujer muy elegante y fue fotografiada en Vogue en la edición de julio de 1941.
Por desgracia, el broche fue desmontado a lo largo de los años y hoy sólo conserva su soberbia perla central y la esmeralda tallada. Su salida a pujas el 15 de mayo en la venta que Christie’s celebra en Ginebra, ha causado revuelo entre los coleccionistas de joyería histórica. Su precio de salida ha sido fijado entre 715.000 y un millón de euros. [Retrato de Ana María de Sevilla, Jean Baptiste Eugene Reverdy ©Fundación Casa Ducal de Medinaceli]

Perla