Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Una pionera del barroco

Josefa de Ayala Figueira, más conocida como Josefa de Óbidos (Sevilla, 1630 – Óbidos, Portugal, 1684) es la pintora más importante de la segunda mitad del XVII portugués y uno de los pocos casos de mujeres que destacaron en la pintura en toda la historia del arte universal. En 1626 su progenitor, Baltasar Gómez Figueira, natural de Óbidos, se muda a Sevilla para iniciar su carrera militar pero finalmente terminará trabajando como pintor en el taller de Francisco Herrera el Viejo. En 1630 nace Josefa, que tras el regreso de sus padres a Portugal permanecerá seis años más en la capital hispalense junto a su padrino Francisco Herrera dando muestras tempranas de sus dotes pictóricas de manera autodidacta. A los catorce años se instala en Óbidos junto a sus padres y a los dieciséis ingresa en un convento que abandona en 1653 regresando a la casa paterna. Y, cosa completamente inusual para una mujer de su época, decide dedicarse a la pintura. Uno de los grandes atractivos de la subasta que Lamas Bolaño celebra los días 13, 14 y 15 de diciembre, es un Niño Jesús pintado por esta importante artista barroca hispano-lusa que tiene un precio de salida de 15.000 euros. “En la producción de Josefa de Óbidos destacan sus cuadros de flores y las naturalezas muertas que forman la serie «de los Meses», pero también muchos de temática religiosa donde refleja la espiritualidad del siglo XVII aunque no con el dramatismo de la estética imperante en España” explica la experta de la casa de subastas Irene de la Vega. Otro de los lotes principales de esta venta es un elegante desnudo femenino de Ramon Casas que sale a pujas en 55.000 euros.  Condecorado con la Legión de Honor de Francia, Casas fue uno de los principales retratistas de la burguesía catalana. La oferta de arte antiguo está liderada por un excepcional Calvario románico, formado por tres esculturas talladas en madera de álamo y policromadas, preciado en 180.000 euros. 

Josefa de Obidos