Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Flores y mariposas, la fórmula de la dicha eterna

En apenas unas horas saldrán a la venta en Christie’s Londres una rarísima pareja de jarrones pertenece a un reducido grupo de porcelanas Qianlong familia rosa, que podrían establecer un registro millonario en su categoría. Descubiertos recientemente en una casa de campo inglesa, estos búcaros fueron coleccionados en los años 30 por una noble dama británica, y han pasado por herencia a su dueño actual. Al parecer sólo han sido publicados otros cuatro ejemplares de esta rara tipología Qianlong (1736-1795), por lo que esta será la primera vez que una pareja se ofrezca en subasta. Rosemary Scott, directora académica internacional de arte asiático de la casa de subastas, explica: “Como suele ocurrir con las parejas de jarrones chinos, los diseños no son idénticos, sino complementarios. Las bandas inferiores son iguales en cada jarrón y la elección de los motivos es la misma, pero la disposición de las flores y las mariposas difiere ligeramente. Las mariposas y las flores están exquisitamente pintadas con un detallismo excepcional, y la mayoría de estas últimas se pueden identificar razonablemente. La elección se hizo no sólo por su belleza, sino también por su auspicioso simbolismo. Por ejemplo, vemos una combinación de hibiscos y rosas floreciendo orgullosamente. Su unión sugiere la frase Changchun ronghua, que puede traducirse como “Que tengas riqueza y gloria, además de larga vida”. Las mariposas son ejecutadas con una delicadeza igualmente asombrosa para realzar la belleza frágil, brillante, de sus alas. Estos insectos se incluyen a menudo en las decoraciones de la dinastía Qing con el fin de sugerir la duplicación de un deseo, ya que el vocablo empleado para mariposa en chino (die) es homófono con un término que significa repetir. También suena como una palabra que significa más de setenta u ochenta años de edad, y por lo tanto expresa un deseo de longevidad. Las mariposas también se consideran símbolos de la felicidad conyugal, así como del amor romántico eterno. Estos jarrones son, pues, no sólo objetos de gran belleza, sino que portan una abundancia de buenos deseos, lo que los convirtió en su día en obras de arte idóneas para un importante cumpleaños o una celebración igualmente significativa.”

Christies Jarrones Qianlong