Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Noticias » Anatomías del deseo

«El arte sólo puede ser erótico» aseguraba Picasso, que mantuvo la llama del deseo encendida hasta el final de sus días. La exposición Picasso. Modelos del deseo, organizada por la Fundación Bancaja, propone un recorrido por la obra tardía del pintor malagueño y por todo su imaginario creativo con el deseo como motivación de su creación artística. El conjunto de obras expuestas permite asomarse a los modelos del deseo picassiano que, incluso en su vejez, llevan al encuentro erótico y a la idea de que el arte es un vehículo para el placer. La muestra, abierta hasta el 1 de marzo, reúne una selección de 228 obras, datadas entre 1961 y 1972, de la colección de obra gráfica de Picasso perteneciente a la Fundación Bancaja, que se muestran junto a 35 fotografías tomadas al artista entre 1944 y 1969 procedentes de los fondos del Museu Picasso de Barcelona. Junto a una selección de linóleos y las series completas de Retrato de familia (1961-62) y Los fumadores (1964), la exposición descansa principalmente en la producción sobre papel desarrollada por Picasso en la Suite 347 (1968) y la Suite 156 (1970-72) que, en palabras del comisario Fernando Castro, constituyen “una de sus más intensas obras, un ciclo verdaderamente frenético en el que retoma toda su imaginería, desde el tema central del ‘pintor y la modelo’ hasta la reconsideración de la historia del arte, introduciendo tonos humorísticos que, en ocasiones, se deslizan hacia lo grotesco. Las obras de estos años, realizadas con la misma obsesión que cuando era joven, conforman un ‘autorretrato’ en forma de diario erótico, registrando sus fantasías y desengaños”. Las obras reunidas permiten contemplar el vigor que mantiene un Picasso octogenario que, distante de las corrientes artísticas contemporáneas afloradas tras la Segunda Guerra Mundial, aborda con el mismo vigor y maestría temas recurrentes en su trayectoria como Adán y Eva, el circo, la escena erótica y el burdel, las odaliscas, el pintor y la modelo, mosqueteros, el entierro del Conde de Orgaz, retratos de mujer, fumadores, retratos de familia, La Celestina, la historia del arte, Rafael, Degas en el burdel o el voyeurismo. Esta aproximación al Picasso más maduro se completa con la exposición de las fotografías firmadas por David Douglas Duncan, André Villers, Jacqueline Roque, Robert Capa, Edward Quinn, Michel Sima, Lucien Clergue y Roberto Otero, en las que el artista aparece trabajando en sus últimos años en algunos de sus estudios. [Imagen: El entierro del Conde Orgaz según Picasso. Cortesía: Fundación Bancaja, Valencia]

Picasso