Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Archivo » Christian Vrouyr: Hilos de historia

Christian Vrouyr es un apasionado experto en alfombras orientales, una pasión que ha sabido transmitir a toda su familia, que regentan la prestigiosa Maison Vrouyr en Amberes fundada en 1917 lo que la convierte en la más antigua casa de alfombras de Bélgica. El veterano anticuario es Secretario General de la feria BRAFA que se celebra en Bruselas del 24 de enero al 1 de febrero, y que reúne a más de cien expositores internacionales (entre ellos, las galerías españolas Manuel Barbié y J.Bagot Arqueología Ancient Art) de veinte especialidades distintas. En 2015 la prestigiosa feria bruselense celebra su 60º aniversario y se espera que sea visitada por más de 55.000 personas. De sus viajes por Oriente y del valor artístico de las alfombras hemos hablado con el anticuario belga en nuestro número de enero.

 ¿Sigue viajando cada año a Oriente?, ¿cuáles han sido sus mejores experiencias recientes?
Sí, y más regularmente a Irán, donde paso algunas semanas cada año desde principios de los años 70. El año pasado, mi hija y yo tuvimos el placer de acompañar una pequeña “expedición” a las montañas de Mazandaran, en el noreste de Irán. Fue una iniciativa de Werner Weber, un experto y coleccionista suizo, que conoce bien la región. Si la costa del Mar Caspio es bastante turística, la zona montañosa lo es mucho menos. Visitamos algunos pueblos aislados a lo largo de carreteras muy difíciles y fuimos recibidos por la población local. Tratamos de encontrar rastros de tejedores de kilims excepcionales producidos a finales del siglo XIX y principios del XX. Por desgracia, constatamos que la tradición se ha perdido y que la producción actual está lejos de igualar lo que hacían los antepasados. No quedan talleres de teñido, y muy pocos telares permanecen en los hogares. Descubrimos las ruinas de las antiguas residencias de la dinastía Qajar, lejos de todo, en las afueras de pequeñas aldeas tres cuartas partes desiertas. En los pueblos solo quedan algunos ancianos. Los jóvenes se han marchado a buscar fortuna en las ciudades. Hay santuarios y antiguos cementerios con lápidas con dibujos enigmáticos en esta región poco visitada de Irán. Este viaje ha confirmado que ya era hora de reunir en un libro, como ha hecho W.Weber, estos textiles de gran calidad: Undiscovered Minimalism.

Christian Vrouyr