Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » El último Leonardo reaparece en Christie’s

Uno de los 20 cuadros que se conocen salidos del pincel de Leonardo da Vinci, y el único que aún se conservaba en manos privadas, sale al mercado el 15 de noviembre en la sede neoyorkina de Christie’s con una estimación de 85 millones de euros. Datado en torno a 1500, este óleo sobre tabla representa a Cristo como Salvador del Mundo, mirando de frente y vestido con una túnica lapislázuli y carmesí. Jesús sostiene un orbe de cristal en su mano izquierda mientras alza su mano derecha en señal de bendición. La existencia de este cuadro era conocida desde antiguo pero se presumía destruido hasta que fue redescubierto en 2005. La segunda noticia que se tiene de esta obra lleva a la colección del rey Carlos I (1600-1649), y se cree que estuvo colgada en las habitaciones privadas de Henrietta María -esposa del monarca- en su palacio de Greenwich, para más tarde pasar a la pinacoteca de Carlos II. Salvator Mundi es documentado a continuación entre las propiedades de Charles Herbert Sheffield, hijo ilegítimo del duque de Buckingham, quien la sacó a subasta en 1763 después de venderle al rey el que ahora es el Palacio de Buckingham. Su rastro se esfumó hasta 1900 cuando fue adquirida por Sir Charles Robinson como obra de Bernardino Luini para la Colección Cook. Para entonces, la autoría de Leonardo, sus orígenes e ilustre historia real habían sido olvidados, y el rostro y el cabello de Cristo habían sufrido numerosos repintes. Cuando en 1958 se dispersó la Colección Cook en Sotheby’s, esta tabla fue vendida por apenas 45 libras esterlinas. Durante casi medio siglo volvió a estar fuera de radar, emergiendo en 2005 al ser localizada en una casa de subastas local inglesa. Su redescubrimiento fue seguido por seis años de minuciosa investigación para contrastar su autenticidad con las principales autoridades mundiales sobre el genio del Renacimiento.

Leonardo da Vinci