Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Noticias » El universo Miró

Joan Miró es el protagonista indiscutible de esta venta del 4 de febrero de arte moderno y surrealista en Christie’s Londres argumentada con 24 obras, de las que 6 pertenecen al artista español. El lote principal es El pájaro de plumaje desplegado vuela hacia el árbol plateado, un trabajo de 1953, que es un notable exponente de sus desarrollos artísticos de principios de los años 50, y cuyo precio de salida es de 9,3 a 12 millones de euros. Para cubrir sus considerables dimensiones, Miró despliega en el lienzo una fecunda riqueza efectista en la que combina precisos detalles gráficos con expresivas efusiones de pintura. Evocando un mundo fantástico poblado de criaturas curiosas, este cuadro conjuga la poesía de su título con el sugestivo universo visual mironiano. En su ejecución, Miró primero dio vida al fondo del lienzo, creando una profundidad atmosférica: una sombra oscura parece evocar la noche, mientras que el azul claro y el toque rosado sugieren la puesta de sol. De entre estas tonalidades emergen dos figuras, construidas con amplias pinceladas y vívidas formas de color. Por último, Miró empleó un pincel más fino para añadir algunos detalles líricos, que dotan a la obra de guiños cómicos y delicados: bigotes que se retuercen, estrellas que titilan y ojos curiosos. “En mis pinturas, las formas son, al mismo tiempo, móviles e inmóviles. Son inmóviles porque el lienzo es un soporte inmóvil. Son inmóviles por la pureza de sus contornos y por el tipo de marco que a veces les envuelve. Pero precisamente porque son inmóviles, sugieren movimiento.”
En 1953, el mismo año en que fue pintado El pájaro de plumaje desplegado vuela hacia el árbol plateado fue exhibido en la galería Pierre Matisse de Nueva York como parte de una exposición en la que se presentaba una amplia selección de las obras que Miró había creado a lo largo de ese año. Aquella muestra fue uno de los últimos fogonazos significativos de la actividad pictórica del artista, que un año después abandonaría los lienzos para consagrarse a la producción de cerámicas, litografías y grabados.

Vocación universal
Según Dupin, Miró abandonó los pinceles motivado por el deseo de llegar a una audiencia más amplia. La cerámica y la obra gráfica le permitían manifestar su universo en trabajos más accesibles y ampliar la vocación colectiva que el artista ya había expresado en 1950, cuando hizo una pintura mural para la Harvard University Graduate School. Miró no volvería a ponerse frente a un caballete hasta 1959. Ambicioso en escala y exuberante en sus formas, El pájaro de plumaje desplegado vuela hacia el árbol plateado marca el final provisional de una intensa evolución artística que, desde la década de los 20 hasta la de los 50, había confirmado a Miró como uno de los pintores más valientes y contundentes del siglo XX.

Christies L'oiseau au plumage déployé vole vers l'arbre argenté, 1953 by Joan Miró...