Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Santo Micali: Un acto de amor

Santo Micali, fundador de la Galerie Mermoz de París en 1970, es miembro del Syndicat National des Antiquaires desde 1975, de la Compagnie Nationale des Experts, así como Expert de la Cour d’Appel de Paris desde 1989. Su conocimiento único del mundo precolombino y sus civilizaciones, basado en cuarenta años de experiencia e investigación, le ha convertido en asesor de importantes museos.

Micali es el alma de la Galerie Mermoz, un referente internacional que, en casi medio siglo, ha reunido una documentación histórica y científica única en el campo del Arte Precolombino. Conversamos con el reputado anticuario en nuestro número de enero con motivo de su participación este mes en la feria BRAFA en la que presentará extraordinarias obras del Nuevo Mundo.

¿Cómo llegó a especializarse en Arte Precolombino?
El arte precolombino es un arte que transmite un mensaje; es un arte con fuerza, simbólico.

Mi motivación para abrir una galería en 1970 fue simplemente el amor a los objetos. Me di cuenta de que pocos marchantes se especializaban en este área y yo quería brindar al público la oportunidad de descubrir este arte que tanto amo. El mío no es un amor apasionado. Hay que distinguir la pasión de la afinidad. No me guía la pasión; con la pasión ciega, uno está bajo el embrujo del objeto de tal modo que ya no es capaz de ver con lucidez. La afinidad te permite mantener el juicio, el espíritu crítico, algo primordial para un experto.

 ¿Se acuerda de la primera pieza que compró?
Sí, y todavía la conservo. Se trata de una figurilla Michoacán de influencia teotihuacana, delicadamente modelada y decorada con motivos en pastillaje, que data del período preclásico tardío, es decir, el principio de nuestra era. Se la compré a una anciana que deseaba confiármela a mí personalmente. Cuando la adquirí, de alguna manera, sellamos un pacto. Y para cumplir esta promesa inefable, no me he separado jamás de ella.

Santo Micali