Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Exposición » Plegarias atendidas

El paisaje del rostro glosa la trayectoria del pintor ruso Alexéi von Jawlensky (Torzhok, 1864 – Wiesbaden, 1941) desde los albores de su carrera en Múnich, pasando por su etapa en Suiza hasta sus últimos años en la ciudad alemana de Wiesbaden. Organizada por la Fundación Mapfre, esta exposición, comisariada por Itzhak Goldberg, recorre a través de un centenar de piezas la trayectoria de un creador que definió su arte como “meditación y oración en color.”
Tras una primera etapa artística en su país natal, Jawlensky desarrolló la mayoría de su carrera en Suiza y Alemania, donde, en contacto con Kandinsky y su círculo, acabó convirtiéndose en uno de los protagonistas del movimiento expresionista a través de la Nueva Agrupación de Artistas de Múnich y de su relación con el grupo El Jinete azul.
Pionero en el desarrollo de una pintura que camina hacia la abstracción, su obra se basa en series y retornos casi obsesivos sobre un mismo tema, en especial el rostro. Su obsesión por la cara es un testimonio del proceso de creación artística y un asunto clave en nuestro presente: la contemplación del rostro ajeno cuando, por diversas razones, con frecuencia se nos presenta velado. [Mujer española, 1910. Foto: Maurice Aeschiman].

Jawlensky