Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Archivo » La Arcadia de Gauguin

La Fundación Beyeler de Basilea, Suiza, reivindica la memoria de Paul Gauguin (1848 – 1903), uno de los artistas más célebres y fascinantes de la historia del arte. Esta muestra, que reúne medio centenar de obras emblemáticas procedentes de museos internacionales y colecciones privadas, es uno de los grandes acontecimientos culturales europeos de 2015. Las innovadoras pinturas de Gauguin se han convertido en iconos del arte moderno. Sus colores luminosos y formas elementales revolucionaron el arte y aún hoy siguen encandilando a los espectadores. Aunque la exposición suiza incluye diversos autorretratos y algunas de las pinturas visionarias y espirituales de su etapa en Bretaña, el foco central son los lienzos que creó en Tahití y que le dieron renombre mundial. En esas representaciones de figuras femeninas sensuales en paisajes idílicos y, a menudo acompañadas de animales alegóricos, el artista celebra su ideal de mundo exótico aún virgen. Además de sus cuadros, la exposición incluye una selección de excepcionales esculturas de Gauguin que evocan el arte de los Mares del Sur, hoy desaparecido en su mayor parte. Las obras maestras de Gauguin transmiten una armonía excepcional entre la naturaleza y la cultura, el misticismo y el erotismo, el sueño y la realidad. Sus creaciones hablan de su búsqueda del paraíso perdido en la tierra, de su turbulenta historia como artista que se movió entre diferentes culturas a lo largo de una vida marcada por la pasión y la aventura. Ningún otro artista viajó tan lejos y con un espíritu tan aventurero, en busca de sí mismo y de un nuevo tipo de arte como lo hizo Paul Gauguin. En nuestro número de febrero publicamos un reportaje sobre este artista inolvidable que dotó al arte moderno de un nuevo tipo de sensualidad, exotismo y libertad. [En imagen: Aearea (Felicidad), 1892. Foto: © RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Hervé Lewandowski].

Gauguin