Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Memorias de un Rolling Stone

“Coleccionar y archivar ha sido uno de los grandes placeres de mi vida” asegura Bill Wyman, el legendario bajista de los Rolling Stones, quien a sus 84 años, ha decidido desprenderse de un millar de piezas de su colección privada, entre instrumentos, vestuario, premios, material promocional, correspondencia, fotografías, posters y objetos personales varios. La cita será los días 11, 12 y 13 de septiembre en la casa de subastas Julien’s Auctions de Beverly Hills (www.juliensauctions.com). Con motivo de esta venta, charlamos con Wyman quien evoca su primer viaje a España, su amistad con Marc Chagall o su pasión por la arqueología [la entrevista completa se publicará en la edición de octubre]. También nos desvela cuáles son sus objetos más queridos entre los que salen a pujas: “Guardo un cariño especial a dos de ellos: la guitarra Gibson Gold Top que Brian Jones usó en el concierto y en la película The Rolling Stones Rock and Roll Circus, y por supuesto, el amplificador Vox, que la banda adoraba”. De hecho, fue este amplificador (que saldrá a subasta valorado entre 67.000 y 85.000 euros) la razón principal de que Mick Jagger y los suyos le admitieran en sus filas tal como contó Keith Richards: «¡Bill tenía un amplificador! Vino a la audición completamente equipado. Un amplificador Vox AC-30 estaba fuera de nuestro alcance. ¡Lo adorábamos! Solíamos mirarlo y arrodillarnos ante él.” Lo que vino después de esa prueba ya es historia del rock ‘n’ roll. Los Rolling acabarían convertidos en una de las bandas más populares del planeta. Su sonido inconfundible, junto con su arrogancia juvenil, provocadoras letras y actitud rebelde, los convirtió en ídolos de la contracultura de los años 60 y en un fenómeno cultural. Los más de cien millones de discos vendidos atestiguan que lo vivido no fue un sueño aunque pudiera parecerlo: “Vivimos infinidad de momentos increíbles a lo largo de los años, pero soy sincero si digo que ninguno de nosotros hubiera sido capaz de predecir donde acabaría llevándonos aquella primera audición.” La exclusiva colección de guitarras que Wyman pone ahora a disposición de sus admiradores incluye una Fender Mustang usada en los conciertos y grabaciones de 1969 y 1979 (250.000 a 420.000 euros) o una Travis Bean, confeccionada a medida, con la que tocó en las giras y vídeos de los años 80 (170.000 a 250.000 euros); también se podrá pujar por un extravagante conjunto dos piezas en oro y satén negro de la famosa boutique Mr Freedom que llevó en el escenario (2.500 a 4.200 euros) o, como curiosidad, por una factura (a nombre de Brian Jones) de unas consumiciones en el famoso club The Scotch of St. James al que los miembros de la banda eran asiduos en los años 60. La especialista Laura Wooley, que se ha encargado de seleccionar y catalogar los lotes para la subasta, afirmó: «Llevo más de veinte años trabajando con memorabilia y recuerdos de celebridades, y nunca hasta ahora había visto un archivo tan completo como el de Bill Wyman. No creo que haya precedentes de un artista tan apasionado por documentar y preservar su propio legado». [Foto: Judy Totten]

Bill Wyman 2015 Judy Totten Bill Wyman