Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Un gabinete de maravillas

“La experiencia más bella que podemos tener es el misterio. Es la emoción fundamental que está en la cuna del verdadero arte y de la verdadera ciencia. Quien no lo conoce no puede preguntarse, no se maravilla, es un muerto, y sus ojos están ensombrecidos” decía Albert Einstein. Para encender en el espectador esa chispa de misterio, el anticuario Oliver Hoare presenta hasta el 5 de julio una exposición argumentada con 400 objetos que abarcan cinco mil años de la historia de la humanidad, entre ellos una vasija del nieto de Genghis Khan, un ídolo mexicano que mira a las estrellas, una Venus de dos mil años y la figurilla en bronce y oro de un hombre tatuado (en imagen), una misteriosa reliquia de la cultura escita desarrollada en Siberia entre los siglos V y III a.C. Redescubierta en 1929, esta sociedad tenía rasgos curiosos: momificaban a sus muertos, tatuaban su piel e inhalaban cannabis metidos en una especie de tiendas de campaña.

Oliver Hoare