Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » El pintor de los poetas

Con sólo 15 años, Benjamín Palencia salió de su Albacete natal para instalarse en Madrid donde estudiaría las obras de Velázquez y El Greco en el Museo del Prado pues no acudió a la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Nombrado director artístico del grupo teatral La Barraca de Federico García Lorca, funda en 1942 la Escuela de Vallecas que sigue siendo un referente artístico. El poeta Luis Rosales dijo de él que era «el pintor preferido de la generación del 27». Salvanes [en imagen], ejemplo de los paisajes que le cimentaron su prestigio pictórico, es uno de los lotes estelares de la venta que celebra Ansorena los días 5, 6 y 7 de noviembre. Este lienzo, datado en 1953, acepta ofertas a partir de 60.000 euros. Antonio López es uno de los artistas españoles con mayor reconocimiento nacional e internacional a pesar de haber realizado pocas exposiciones. Debido a lo infrecuente de su aparición en las salas de subastas, ha suscitado gran interés el dibujo que pone a la venta Ansorena con una estimación de 50.000 euros. López siempre ha reivindicado la necesidad de pintar en diálogo con la naturaleza, una convicción que puede apreciarse en esta delicada obra ejecutada en 1964. En la oferta contemporánea merece destacarse igualmente un trabajo de Fernando Zóbel fechado en 1973, Fútbol XII, una técnica mixta preciada en 15.000 euros. Es indudable el éxito del pintor hispano-filipino en nuestro mercado, prueba de ello es el sensacional remate obtenido el pasado mes de abril por el lienzo 287 Carbeca; éste óleo de 1959 salía en 40.000 euros y escaló hasta los 314.600. Otro de los focos de interés del catálogo está en su apartado dedicado a la pintura antigua. Se trata de Carlos II y la defensa de la eucaristía, tasado en 15.000 euros, un óleo de la Escuela colonial de Perú del siglo XVII, tanto por su factura como por su iconografía, y en él aparece retratado el monarca como defensor de la Eucaristía y por tanto de la Fe. “En la composición hay una columna central, como símbolo del compromiso histórico asumido por los Habsburgo como defensores del catolicismo –explica el especialista Javier López-  Sobre ésta se sitúa la custodia que contiene la Sagrada Eucaristía. En el lado izquierdo aparece el rey vestido ricamente con traje de corte y coraza, con el león y el orbe sobre el que ha depositado la corona y el cetro, a sus pies. El soberano está representado con la espada desenvainada como activo defensor de la Sagrada Forma, evitando que los infieles y enemigos de la fe católica, que se hallan en la parte opuesta y que han amarrado la custodia con cuerdas, la derriben y se apoderen del Santo Sacramento a fin de profanarlo.”

Ansorena