Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Noticias » Reinterpretar un icono

El proyecto crear/sin/prisa invita a artesanos y a creadores a producir intervenciones artísticas, en las que los materiales, los procesos y la pasión con la que se llevan a cabo los trabajos manuales estimulan y multiplican los sentidos y que, al igual que en los procesos cerveceros, requieren tiempo y dedicación. Solo así se descubren los matices. Una selección de las obras producidas en el marco de esta iniciativa de Cervezas Alhambra pueden descubrirse en una exposición que lleva ese mismo nombre, en el Centro Tabacalera de Madrid, que está abierta hasta el próximo 9 de junio. Entre los artistas presentes se encuentra Nacho Carbonell, el creador valenciano que reside desde hace una década en la ciudad holandesa de Eindhoven y que en 2010 fue nombrado Diseñador del futuro en Design Miami Basel. En la línea de su trabajo de espacios orgánicos y coloridos, Carbonell ha ideado una instalación, El Patio, que hace un guiño al Patio de los Leones de la Alhambra. Este proyecto destaca por sus formas irregulares, inesperadas y recovecos escondidos, que invitan a descubrir matices, reflejos y detalles. Las sillas de respaldos largos a modo de columnas esbeltas soportan grandes vidrieras realizadas con más de 10.000 botellas Alhambra, principal material de la obra junto con la pasta de cebada. Por esas vidrieras que sostienen las sillas, dando lugar a una instalación de figuras abiertas y transparentes, la luz penetra, adquiriendo una importancia especial y creando inesperados juegos de luces y sombras. La pieza hay que entenderla, además, como una instalación inmersiva y participativa que activa nuestros sentidos y reclama que el espectador se tome su tiempo para descubrir todas sus facetas. El mensaje del artista se vincula tanto al monumento como fuente de inspiración a la hora de concebir la obra, como con la filosofía de la marca, en lo que atañe a la fabricación de sus productos y en su voluntad de promover la creación artística y el respeto por la tradición de los oficios reinterpretada en clave contemporánea: “parar más, sentir más”. La obra de Carbonell dialoga con la de Miren Doiz (Pamplona, 1980) cuya propuesta escultórica, titulada El pétalo, el hueso, la aguja y el huso, fusiona los elementos que definen a Granada y su Alhambra: el blanco de las nubes y la nieve, el azul del cielo y el agua, los amarillos de la tierra y el sol. Están también las formas básicas de los mosaicos nazaríes: el pétalo, el hueso, la aguja y el huso. La artista juega a recombinarlos todos y con la ayuda de expertos artesanos experimenta con materiales nuevos para ella como el jabón o el vidrio a los que otorga una cualidad pictórica.

El Patio, Nacho Carbonell. Exposición crear / sin / prisa, Tabacalera, 2019 © Ministerio de Cultura y Deporte. Fotografía: Galerna

El Patio, Nacho Carbonell. Exposición crear / sin / prisa, Tabacalera, 2019 © Ministerio de Cultura y Deporte. Fotografía: Galerna