Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Reportaje » Tefaf: Cita con la excelencia

Definir la excelencia en el Arte es el lema de la feria holandesa Tefaf Maastricht que celebra este mes su 27ª edición.

Tefaf Maastricht es la mejor feria del mundo. Avalan su prestigio tanto la calidad de las piezas expuestas como la importancia que concede a la expertización en la que intervienen nada menos que 175 expertos internacionales de 29 especialidades diferentes, a fin de asegurar la calidad, autenticidad y condición de cada una de las obras. Este año cinco galerías españolas están entre las 260 seleccionadas. La firma catalana Artur Ramon Art, que hace doblete participando también en el Salon du Dessin de París, ha preparado una esmerada propuesta internacional que incluye a Tàpies, con una pintura y lápiz sobre papel de 1966; a Domenico Corvi, maestro del neoclasicismo italiano del siglo XVIII; al escultor Henry Moore, de quien se brinda un papel de 1980 (Sculpture, Bust II) y a uno de los grandes del Cubismo, Georges Valmier, autor de un precioso gouache y collage de 1926.

Rob y Nick Carter, Transforming nude painting. The Fine Art Society

De Madrid vienen tres galerías: López de Aragón que ofrecerá un lienzo de Murillo (Virgen con Niño); un espectacular cuadro de Il Guercino (El enfurecido Marte retenido por Cupido) y un espléndido salero en bronce dorado de Gerolamo Campagna realizado en Venecia en el siglo XVI; Coll & Cortés, con sede también en Londres, traen a Maastricht uno de los pocos retratos conocidos pintados por Alonso Cano; se trata del retrato de Don Antonio Pedro Sancho Dávila Toledo y Álvarez de Osorio, IV Marqués de Velada y X Marqués de Astorga, embajador de Roma y Vizconde de Napóles. Fue pintado entre 1657 y 1660, durante la segunda estancia del pintor en Madrid. Este periodo constituye una de sus etapas menos conocidas y más fascinantes debido a la estrecha relación que Alonso Cano mantuvo en esos años con Velázquez.

Caylus apostará por un San Sebastián de Antonio Rimpatta, pintor boloñés activo en Roma y Nápoles hacia 1500; y Santiago el Grande en la batalla de Clavijo, un trabajo del pintor del siglo XVI Juan de Borgoña el Joven, que procede de una colección privada de Madrid.

La última galería española, Deborah Elvira, de Oropesa del Mar, presenta un emocionante hallazgo, un auténtico tesoro marino: un conjunto de joyas recuperadas de los galeones Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción, hundido frente a las costas de la República Dominicana en 1641, y del Conde de Tolosa, que formando parte de la conocida como flota del azogue, se hundió en esas mismas aguas en 1724. Debido a las estrictas leyes que velan por la protección del patrimonio submarino, esta es una ocasión única de adquirir con todas las garantías tesoros que hoy en día sólo están al alcance de los museos nacionales.

Aurora Zubillaga, consejera delegada de Sotheby’s España Acudir a Tefaf ha sido uno de los acontecimientos indispensables en mi agenda durante la última década. Año tras año, la feria se supera a si misma, y resulta difícil destacar una edición concreta, ya que cada año mejora. Para un profesional del mundo del arte, Tefaf es una cita ineludible. Tener la seguridad de que cada pieza que se ofrece viene respaldada por el visto bueno de un panel de peritos internacionales proporciona gran tranquilidad, y los coleccionistas aprecian estos minuciosos análisis de las pinturas, muebles, objetos de arte y demás tesoros que llenan los stands de las galerías de mayor prestigio en el mundo. Además, la presentación de las obras es exquisita y la organización de la feria extraordinaria. Uno puede disfrutar de los ejemplos más bellos de joyas, artes decorativas, muebles, arte antiguo y moderno, y todo ello presentado con el máximo cuidado y gusto. Maastricht es el lugar de encuentro para todo el que se precie de ser un conocedor del arte, ya sea coleccionista o marchante.

Enrique Vallés, Coleccionista, vicepresidente de la Asociación 9915 Tefaf es la mejor feria del mundo de arte antiguo y moderno. Es la excelencia en el fondo y en la forma. Como cada año haré una escapada de un par de días para disfrutar de ella en profundidad. Cualquiera que sea su interés (pintura antigua y moderna, antigüedades, diseño del siglo XX y obra sobre papel), ésta es su feria. Aprenderá, educará su mirada y descubrirá piezas excepcionales. ¡Imagínese las mejores obras disponibles a nivel mundial, presentadas con elegancia, al alcance de quien las quiera poseer!. Podrá admirar piezas únicas que posiblemente no vuelva a ver más y cuya autoría, época y autenticidad, han sido minuciosa e individualmente revisadas. Algunas le dejarán una huella imborrable.

Pablo Melendo, asesor de arte He tenido la suerte de visitar la feria asiduamente, tanto mientras trabajaba para Christie’s y luego Sotheby’s así como ahora que asesoro de forma independiente. La principal cualidad de esta feria es que todos los años te sorprende con la misma intensidad. No tienes la sensación de volver a algo conocido. Siempre es una experiencia nueva, sutil y que evoluciona con los gustos y el mercado del arte. Hay que hablar de las flores, un derroche de flores de mil colores, tulipanes, anémonas… que te alegran la entrada y los paseos por la feria. Recuerdo la cara de felicidad de las personas que te encuentras. La calidad de las galerías y de las obras es única. Descubrir las maravillas de la galería Kugel al entrar es siempre el comienzo perfecto. La distinción de los Kunst Kammer, las joyas, los muebles y el diseño contemporáneo, que gana cada vez más peso en el feria. Y la magia del Arte Tribal, que no deja de sorprenderme por su rotundidad, personalidad y modernidad.

Juan Genovés , artista Llevo varios años exhibiendo mi obra en Tefaf y los resultados y comentarios que me llegan son inmejorables en todos los sentidos. Nunca se me presentó la oportunidad de acudir personalmente. Es una deuda que tengo pendiente, pero estoy seguro de que en la próxima edición cumpliré mi deseo.

Nadia Hernández, directora de la Fundación Francisco Godia Excelencia y experiencia son las palabras que definen a esta “feria de los tulipanes”. La primera vez que asistí fue motivada por la coincidencia con una magnífica exposición de Van Gogh en Ámsterdam. A pesar de que no tenía ni mucho menos la dimensión actual, me impresionó que pudieran verse en el mismo espacio una pintura neolítica y otra moderna que sólo tenían en común su excepcionalidad. El “control de calidad” es una de las claves de la exclusividad de esta feria que cuenta con 29 comités formados por casi 200 expertos internacionales. Las piezas que no cumplen los requisitos de calidad son retiradas y custodiadas hasta el final de la feria. Y no se supervisa sólo la calidad sino también la procedencia. Tefaf fue una feria pionera al incorporar los registros de Loss Art Register. Aún recuerdo la mezcla de olores -el de las flores de los pasillos y el de la trementina de las pinturas antiguas-, el tacto de ciertas esculturas y la posibilidad de acercarse a las pinturas para distinguir su craquele. Una experiencia para los sentidos, una experiencia de excelencia.

Matías Díaz Padrón, miembro del Cuerpo Superior de Conservadores de Museos y Director del Instituto Moll Me gustaría hablar del lienzo La expiración de Cristo de Rubens adquirido a las pocas horas de abrirse la feria Tefaf de 2012, merece atención por la inmediatez de la venta y elogios de la prensa internacional. La tabla había sido rechazada por el Museo del Prado y admitida la exportación fuera de España. A lo registrado en el Corpus de Rubens y catálogo de la feria añadimos el olvido de su adquisición por el coleccionismo español en la galería Sotheby’s en 1976, expuesta su autoría como obra de taller. Esto facilitó su adquisición entonces. También se olvida a quien escribe esta nota que probó la autoría a Rubens en una exposición celebrada en 1977 en Madrid. Es satisfactorio su reconocimiento ahora a Rubens, aunque no tanto por la pérdida que significa esto para el patrimonio español, sin por ello dejar de felicitar al comité de Maastricht por su acertado éxito al reconocer y otorgar a esta pintura un lugar de honor en la edición de 2012.

Julieta Rafecas, directora de Around Art Tefaf propone un fascinante paseo por la historia del arte. Podemos ver piezas del mundo de los faraones, una escultura de un templo romano, una cerámica oriental, un cristal veneciano o una pintura moderna, desde la más grande a la más delicada. Los precios también corresponden a esta excelencia. Pero Tefaf es algo más que eso, es un gran regalo para los amantes del arte. Es inigualable el paseo entre los stands, la decoración de cada espacio con una variedad de sofisticados diseños y materiales de la más alta calidad, los atractivos y exuberantes arreglos florales… Hay que disfrutar con la elegancia en las formas e indumentarias de los mismos marchantes y anticuarios, pero también de coleccionistas y público que se contagian de la exquisitez de este museo temporal y efímero. Soy visitante asidua de la feria y nuestra empresa, Around Art, invita a amigos y amantes del arte a compartir esta experiencia única durante un fin de semana. Son momentos que llenan el alma de belleza y sosiego.

Paloma Fernández-Iriondo, asesora de Arte En los veinte años que llevo asistiendo, año tras año, a Tefaf, han sido muchas las buenas experiencias vividas. La actividad en la feria no es comparable, cuando se trata de cerrar una compra, a la inmediatez de decisión que exige una subasta ni a la lentitud con la que a veces se toman las decisiones a la hora de comprar alguna pieza expuesta en una galería de Londres, Nueva York o Madrid. Sin embargo todos sabemos que los galeristas guardan sus mejores piezas para exponerlas en Maastricht convirtiéndose en reclamos para los coleccionistas privados y museos del mundo entero quienes muchas veces las reservan o compran en los primeros días de la feria. Todos los años me produce un gran placer pasearme de una forma tan íntima y privada en busca de la calidad en todas sus formas artísticas, algo que en Maastricht está asegurao. Me emociona encontrarme con un retrato de Velázquez, comprado por un galerista en subasta y al que una limpieza devuelve luz y presencia, o con un pequeño y exquisito cuadro pintado por Sorolla de su hija Elena paseando por la playa en una inesperada galería americana, pero también los espacios que crea Axel Vervoordt, las visitas a las galerías españolas. Estos son algunos de los incontables momentos de gozo que he experimentado en Maastricht, adonde regresaré nuevamente sabiendo que volverá a sorprenderme.

Carlos González-Barandiarán y de Muller, Subdirección General de Protección de Patrimonio Histórico El Ministerio de Cultura acude desde hace más de diez años a Tefaf para controlar las posibles piezas españolas relacionadas con el tráfico ilícito, supervisar que todos los bienes que exponen las galerías españolas poseen su permiso de exportación en vigor y hacer seguimiento de las obras que han salido legalmente de España con destino a subastas internacionales y que en muy breve plazo de tiempo se encuentran de nuevo en el comercio. Evidentemente el Ministerio no compra directamente en la feria, sino que lo hace a partir de la selección que hacen los técnicos que acuden a ella. Para valorar la compra de obras que pudieran ser interesantes para las colecciones públicas, se solicita a los galeristas que envíen un dossier y una oferta con el precio que piden. A lo largo de los años se han recibido multitud de propuestas, pero lo cierto es que, al final, pocos expedientes han culminado en compra. En 2005, por ejemplo, se adquirieron en la galería Rudigier tres copas de vidrio de Dresden, decoradas con la orden del Toisón de Oro y escudos de Carlos III y María Amalia de Sajonia, que fueron al Museo Nacional de Artes Decorativas. En 2006, se compró al anticuario Jorge Welsh, un plato de porcelana china, época Quianlong, decorado con esmaltes sobre vidriado que representaba la captura de Portobello, que también se destinó al Museo Nacional de Artes Decorativas. En 2007, en Cahn International AG, se adquirió una píxide ática nikosténica para el Museo Arqueológico Nacional, adonde también fue a parar un ánfora ática de figuras negras, de mediados del siglo VI a.C, comprada en 2008 en Royal-Athena Galleries. Como ejemplo de la buena relación que el Ministerio de Cultura ha mantenido siempre con los organizadores de Tefaf le recuerdo que, en 2007, se expuso en el hall de entrada de la feria una obra de arte adquirida por el Estado Español (en España, no en la feria) para ejemplificar la riqueza de las colecciones públicas españolas. Era el tapiz La visión de Ezequiel del siglo XVI, adscrito a las colecciones del Museo Nacional de Artes Decorativas.

Del 14 al 23 de marzo
Recinto MECC. Maastricht
www.tefaf.com