Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Exposición » Rostros para desafiar el olvido

Desde la antigüedad, la función más importante del retrato fue la de preservar la memoria del retratado, y en la Europa renacentista, los artistas y sus mecenas, se guiaron por este principio. Por muy marcadas que sean las diferencias regionales, el denominador común es la necesidad humana de recordar. Al igual que nosotros hoy con los ‘selfies’, los retratados de entonces buscaban presentarse bajo la luz más favorecedora posible. La exposición que el Rijksmuseum de Ámsterdam presenta bajo el título de Recuérdame reúne un centenar de cuadros de grandes maestros que arrojan luz sobre el modo en que los modelos de estos cuadros eligieron presentarse a sí mismos para la posteridad, permitiendo, a través de estos retratos, explorar conceptos como la belleza, la autoridad, la ambición, el amor, la familia, el conocimiento y la fe. [Sofonisba Anguissola, La partida de ajedrez, 1555. Fundación Raczyński en el Museo Nacional de Poznan]

Sofonisba-Anguissola,-The-Chess-Game,-1555,-Poznan,-The-Raczyński-Foundation-at-the-National-MuseuM