Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Archivo » Sorpresa en el Museo Bowes

Adrian Jenkins, director del Museo Bowes de Reino Unido, nos desvela, en nuestro número de enero, los secretos de su centenaria institución que cuenta con poderosos vínculos con España. “Puede parecer improbable encontrar, en un recóndito castillo al noroeste de Inglaterra, una de las colecciones más significativas del país de arte español –escribe Adrian Jenkins- Pero en 1892, cuando el Museo Bowes abrió sus puertas al público, atesoraba pinturas de setenta y seis artistas españoles. En aquel tiempo, aquellos fondos superaban incluso a los de la National Gallery de Londres. La presencia de estas obras en el museo – entre ellas dos Goya y un Greco-, fue el fruto del afán coleccionista de sus fundadores, John y Joséphine Bowes, que hicieron numerosas adquisiciones en la subasta de la colección del Conde de Quinto en París en 1868. En la actualidad el Museo Bowes sigue siendo uno de los mejores lugares para profundizar en la pintura española y sus cuadros, junto con los que se conservan en el Castillo de Auckland, la Universidad de Durham y la Catedral de la ciudad, conforman un cuarteto extraordinario que celebra de la pintura española de la Edad de Oro en el corazón de condado de Durham.”

Francisco Pacheco, La Última Comunión de San Ramón Nonato, 1611.
Francisco Pacheco, La Última Comunión de San Ramón Nonato, 1611.