Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » TEFAF, maravillas a un click

Las restricciones motivadas por la pandemia han obligado a trasladar la edición otoñal de TEFAF en la esfera digital. En esta convocatoria especial, los 300 expositores participantes sólo podrán presentar una única pieza en su stand virtual. Las Galerías Acquavella de Nueva York proponen un óleo de Paul Cézanne, Jeune fille à la poupée, que ha pasado por ilustres colecciones como la de Walter P. Chrysler Jr; por su parte, Gismondi, los conocidos anticuarios parisinos, optan por una ‘pietra dura’ de Jacopo Ligozzi fechada hacia 1620 en la que mediante minuciosas incrustaciones de piedras preciosas se da vida a un colorido papagayo. Esta lujosa pieza [en imagen] estuvo en la colección de los reyes de Italia Humberto II y María José. En el apartado contemporáneo, sobresale un monumental árbol en hierro fundido realizado por el artista y activista chino Ai Weiwei que ofrece la galería Neugerriemschneider.
Esta edición cuenta con la participación de seis galerías españolas.  La madrileña Caylus expone el retrato Don Juan López de Robredo, bordador de Carlos IV realizado por Francisco de Goya. López de Robredo fue el único bordador real que firmó sus trabajos como artista, lejos de permanecer anónimo como un artesano. Encargado por el mismo López de Robredo tras habérsele concedido portar uniforme en la Corte, este lienzo sale a la venta por 6,5 millones de euros. Especializada en Joyería Histórica, Deborah Elvira ofrece una patena llana del siglo XVII elaborada en oro y esmalte en las colonias americanas, preciada en 100.000 euros. López de Aragón presenta Fiesta Valenciana (1893) de Joaquín Sorolla. Este óleo sobre lienzo de grandes dimensiones, por el que se piden 2,6 millones de euros, forma parte de la mejor época del artista y ha pasado por ilustres colecciones españolas, como la de los March y la de la Banca López Quesada. Frutero con melocotones (1605-1610) un exquisito bodegón del pintor barroco italiano Panfilo Nuvolone, es la pieza estelar de Nicolás Cortés. La galería barcelonesa Mayoral propone Cuadro 64 (3), una poderosa técnica mixta sobre arpillera ejecutada en 1959 por el artista canario Manolo Millares, cuyo precio es 1,1 millones de euros. Por último, la gran apuesta de Artur Ramon Art es Petit Arlequin à la flûte (1931) una escultura de Pablo Gargallo realizada en plancha de cobre con pátina gris verdosa.

TEFAF