Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Jonathan Ruffer, un embajador para el arte español

El histórico condado de Durham, al noroeste de Inglaterra, atesora una exquisita y poco conocida colección de pintura antigua española distribuida entre el Museo Bowes, la Universidad de Durham y el Castillo de Auckland. Las estancias de éste último acogen una famosa serie de lienzos de Francisco de Zurbarán, que ocuparon titulares hace tres años cuando el financiero Jonathan Ruffer hizo pública una donación de 18 millones de euros para impedir su dispersión. La Iglesia de Inglaterra los vendía para recaudar fondos y Ruffer los adquirió con el propósito de que no abandonaran la que había sido su morada desde hacía 250 años. La pasión de este mecenas británico por nuestros maestros explica que quiera convertir su patria chica en “un trocito de España” y en un referente internacional para el estudio del arte español. Su última iniciativa ha sido el simposio Pinturas de la Edad de Oro española: Las Colecciones del Condado de Durham que tuvo lugar en octubre en colaboración con el Museo del Prado y en el que participaron reputados expertos internacionales como Gabriele Finaldi, director adjunto del Prado y Letizia Treves de la National Gallery de Londres. El financiero y filántropo concede una amplia entrevista a Tendencias del Mercado del Arte que publicamos en nuestro número de noviembre.

¿Cómo fueron sus inicios en el coleccionismo? ¿Cuál fue su primera experiencia memorable con la pintura española?
Empecé a coleccionar obras importantes hará unos diez años asesorado por el reconocido experto Anthony Mould. Hemos formado una colección que abarca tres áreas: el arte sacro del siglo XVII, el paisaje del siglo XVIII y los bodegones. La primera obra religiosa que adquirí fue una copia inglesa de un San Francisco de Zurbarán; no era una imagen conocida pero poseía las características inconfundibles del gran maestro.

Háblenos de su colección. ¿Qué artistas y temáticas le interesan?
La colección consta de un centenar de cuadros, de los cuales alrededor de un tercio son de temática religiosa. Cuando iniciamos el proyecto del Castillo de Auckland, negociamos la adquisición de 46 pinturas que eran propiedad del Forum Filatélico; de haber salido adelante hubiera sido la compra más significativa de arte español hecha por Reino Unido desde la de la colección del Conde Quinto adquirida por John y Joséphine Bowes en la década de 1860. Por desgracia, los administradores concursales decidieron subastar las obras y perdimos una ocasión irrepetible.

Retrato de Jonathan Ruffer