• tendencias del arte

    Ewa Juszkiewicz: retratos para derrocar el canon

    Mujeres mutadas en planta tropical, con la cabeza del revés o con una cesta de frutas por rostro.

    Detrás de esta fantasía de Ewa Juszkiewicz (Gdansk, 1984) hay una contundente crítica a la manera en que la historia del arte ha representado a las féminas. La artista polaca reinterpreta obras famosas de la pintura europea imitando la técnica y el estilo original pero desmontando clichés al distorsionar el rostro de sus heroínas de una forma surrealista o grotesca. “(…) su virtuosismo técnico sería baladí si no estuviera al servicio de un proyecto transgresor. Al tapar la cara de estos retratos históricos, Juszkiewicz desafía la esencia misma de este género: destruye el retrato como tal. Sus pinturas basadas en retratos antiguos ya no son retratos de nadie en particular, sino representaciones de la condición de la mujer bajo el patriarcado”, reflexiona Guillermo Solana, director del Museo Thyssen-Bornemisza y comisario de la exposición Locks With Leaves And Swelling Buds, organizada por la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso, que se presenta en la Bienal de Venecia como uno de sus eventos colaterales. “Me interesa cuestionar los cánones existentes” nos dice Juszkiewicz, representada por las galerías Gagosian y Almine Rech, cuyo trabajo se pudo ver recientemente en España en la muestra El eco de Picasso en el Museo Picasso Málaga.

     ¿Cuál fue su primera experiencia con el arte? Me crie en Gdańsk, una ciudad del siglo X llena de monumentos y de arte antiguo, y eso despertó mi fascinación por el pasado y la historia del arte. Aquella temprana exposición a la pintura flamenca y holandesa, especialmente a las obras de artistas como Robert Campin y Jan van Eyck, prendió la mecha de mi pasión por el arte.

    ¿Qué le lleva a inspirarse en el retrato histórico europeo? Diría que mi interés por el retrato antiguo es el resultado de haber pasado mucho tiempo en los museos observando cómo evolucionaban los estilos y la forma de representar a la mujer a lo largo de la historia. La idealización y los estereotipos presentes en las representaciones femeninas de los siglos XVIII y XIX me empujaron a cuestionar los cánones existentes y a construir mi propia narrativa a partir de ellos.

    ¿Hay artistas, cuadros concretos o épocas que le hayan impactado de forma significativa? La retratística europea de los siglos XVIII y XIX me ha influido especialmente con artistas como Élisabeth Vigée Le Brun, François Gérard o Jean Baptiste François Désoria. Encuentro la pintura de ese periodo increíblemente sugestiva y visualmente atrayente, por su riqueza de colores, su técnica asombrosa, así como por la destreza de sus autores. Sin embargo, al contemplar estas pinturas antiguas desde la perspectiva actual, es inevitable pensar en asuntos como las normas y convenciones, que se traslucen en la forma en que se representa a las mujeres; en la moda, que también era una forma de opresión; y en definitiva, en la situación de las mujeres artistas en el pasado.

    También le han marcado diseñadores de moda contemporáneos Sí, me inspiran aquellos que desafían la forma tradicional de mostrar la figura femenina, que exploran nuevas proporciones y visiones alternativas de la feminidad. Me han influenciado diseñadores que tratan el cuerpo femenino de forma escultórica, como Rei Kawakubo, Iris van Herpen o Alexander McQueen.

    ¿Por qué cubre los rostros de las figuras de sus cuadros? Al modificar y deconstruir retratos históricos, lo que hago es desafiar los estereotipos y romper los cánones existentes sobre la belleza femenina. Se trata de una elección deliberada que quiere ser una protesta contra el retrato convencional de la mujer y resaltar su individualidad, singularidad y dinamismo.

    Dice que la historia del arte es una fuente inagotable de inspiración. ¿Qué busca al apropiarse y procesar imágenes del pasado? Mi propósito es cuestionar las convenciones existentes y ofrecer relatos alternativos. Al apropiarme de imágenes del pasado, pretendo revivir la historia y derrocar los cánones estéticos… [Vanessa García-Osuna. Foto: cortesía de la artista y Almine Rech]

  • Portada

     

  • Pixar

  • Nantes

  • Museo Thyssen

  • Azkuna

  • Maria Blanchard

  • Barcelo La Pedrera

  • Museo Picasso Malaga