Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » José María Merino, tras la estela de Sofonisba Anguissola

Del Madrid imperial de Felipe II al pandémico, el escritor y académico José María Merino (1941) nos embarca en un apasionante viaje en el tiempo con La novela posible (Alfaguara) en una de cuyas tres partes (las otras dos transcurren en el tiempo actual) sigue los pasos de Sofonisba Anguissola (c.1530-1626), niña prodigio cuyo talento fue elogiado por el gran Miguel Ángel, que acabaría siendo retratista (y confidente) de reyes y una leyenda para las nuevas generaciones de artistas. Las páginas de este libro escrito durante el confinamiento aúnan amenidad y rigor histórico y contagian la fascinación, casi “enamoramiento”, de Merino por la pintora de Cremona, sobre la que el Premio Nacional de las Letras Españolas ha bromeado manifestando que “pienso en ella con una cercanía y una ternura que tienen sabor amoroso.” Y es que no fue una mujer al uso. Rebelde y cosmopolita, se esforzó por renovar los códigos del retrato renacentista. Olvidada durante siglos, opacada por colegas varones a los que se atribuyeron cuadros debidos a su genial pincel, Sofonisba dejó una huella que hoy, cuatrocientos años después de su muerte, reverbera en las palabras que su afligido esposo hizo tallar en su epitafio: “(…) será recordada entre las mujeres ilustres del mundo por su hermosura y sus extraordinarias dotes, tan insigne en el retrato humano que nadie la igualó en su tiempo (…).” [Vanessa García-Osuna. Foto: Alfredo Arias]