Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Kandinsky y su gran mecenas

Ningún artista desempeñó un papel más determinante en el desarrollo de la abstracción que Wassily Kandinsky (1866-1944). El carácter visionario del maestro ruso queda patente en el lienzo Tensions calmées (1937) que hasta los años 60 formó parte de la colección del Museo Solomon R. Guggenheim de Nueva York, y ahora sale al mercado el 29 de junio en Sotheby’s estimado entre 20 y 29 millones de euros. Solomon R. Guggenheim fue un admirador incondicional de Kandinsky, a quien compró su primer cuadro en 1929, conociéndolo en persona al año siguiente en la Bauhaus de Dessau. A partir de entonces, en el transcurso de una amistad que duraría toda la vida, el magnate adquirió no menos de 150 obras del artista, que expuso inicialmente en el Museo de Pintura No Objetiva, que abrió en Nueva York en 1939. Estas pinturas pasaron a formar el núcleo de la colección de su museo homónimo, diseñado por Frank Lloyd Wright, que compartía la creencia de Kandinsky en la espiritualidad del arte. Al mismo tiempo que le proporcionaba los fondos necesarios para establecerse en París e impulsar su carrera, Guggenheim promocionó a su amigo con una serie de exposiciones por todo el país, incluida la muestra conmemorativa organizada tras la muerte de Kandinsky en 1944, en la que se incluyó el cuadro que licita Sotheby’s. Como padre de la abstracción, Kandinsky inició una línea que definiría el arte del siglo XX a través de autores como Kazimir Malévich y Piet Mondrian, los expresionistas abstractos Jackson Pollock y Mark Rothko, y Gerhard Richter. El artista había abierto un camino inédito con una abstracción lírica impregnada de musicalidad, al descubrir que el color, cuando se desvincula de la preocupación por representar, puede convertirse en el tema principal de un cuadro. En 1933, Kandinsky se trasladó a París y las complejas composiciones abstractas que concibió en ese periodo -entre ellas, Tensions calmées– se consideran la culminación de sus ideales en los que el arte aspira a la condición de música.