• tendencias del arte

    Kehinde Wiley, príncipe de la diversidad

    Ha sido el primer artista afroamericano elegido para pintar el retrato oficial de un presidente de Estados Unidos (el de Barack Obama) y sus obras tienen lista de espera de compradores, pero la vida de Kehinde Wiley (Los Angeles, 1977) tuvo unos inicios ‘dickensianos’. Su padre, un estudiante nigeriano que había conocido a su madre en la Universidad de California, le abandonó con sus cinco hermanos, y la familia tuvo que salir adelante gracias a las ayudas sociales. Para evitar los peligros que le acechaban en el barrio, el violento South Central, la madre apuntó a Kehinde a unos talleres de fin de semana gratuitos en los que daban clases de arte. Como parte de las actividades, los alumnos hacían excursiones a museos como la Huntington Art Gallery, cuya solemne galería de retratos británicos de los siglos XVIII y XIX le llamó poderosamente la atención. “Me obnubilaron aquellos señores de pelucas empolvadas, damas enjoyadas y perritos falderos”. Fue contemplando estas pinturas donde tomó conciencia de la simbología oculta en el retrato tradicional, concebido para proyectar el privilegio, el poder y el elitismo del modelo. Asumió entonces el compromiso de denunciar a través de su obra la ausencia de personas de raza no blanca en las narrativas artísticas e históricas. [Kehinde Wiley. Retrato de Tuatini Manate III. Foto: Diane Arques. Cortesía Daniel Templon gallery]

    khinde-1

  • Portada

     

  • Pixar

  • Nantes

  • Museo Thyssen

  • Azkuna

  • Maria Blanchard

  • Barcelo La Pedrera

  • Museo Picasso Malaga