Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Óscar Jaenada: pasión por el arte contemporáneo

Quienes vieron la película Noviembre (2003) no pudieron sustraerse al magnetismo que desprendía Óscar Jaenada; el actor catalán tenía lo que los americanos llaman “star quality” y así lo demostró en trabajos como Camarón, cuya inolvidable interpretación del flamenco le valió un Goya. En menos de una década, el joven intérprete de Esplugues de Llobregat dio el salto a Hollywood para compartir plano con figuras como Robert de Niro, Johnny Depp o Benicio del Toro, hilvanando una sólida carrera argumentada con incursiones en el cine de acción, como Piratas del Caribe, o su último tour de force, encarnar a Cantinflas, un reto recompensado con el premio Platino y con la crítica mexicana rendida a su talento. Con ilusionantes proyectos entre manos, entre otros su esperado regreso a España de la mano de Agustín Díaz Yanes, Óscar Jaenada nos descubre otra de sus facetas: su pasión por el arte contemporáneo [En imagen: Retrato de Óscar Jaenada realizado por AccNeo-Grup dentro del proyecto Following the King (2015)]. Raquel García-Osuna

¿Recuerda su primera experiencia memorable con el arte? Sucedió en Nueva York, hace diez años, y yo estaba trabajando. Recuerdo que en el preciso instante en que me sonó
el teléfono estaba sentado tomándome un té en el lobby del hotel The Mercer. Benicio [del Toro] había encontrado algo y debíamos dirigirnos a la Calle 14, creo recordar. Allí se agolpaba un montón de gente moderna con sus looks más punteros. ‘El comandante’ me dijo que uno de sus colegas había comprado la casa que veníamos a visitar. Lo que había en ella y lo que veníamos a descubrir, era un graffiti en el baño. Era de Basquiat. Pocos se habían dado cuenta antes al verlo.

¿Qué maestro del pasado le hubiera gustado conocer, y qué le preguntaría? Al Bosco, al Greco, o a Goya, me parecen tres de los artistas más misteriosos de la historia de la humanidad, y que, sin ser los más técnicos, han llegado a materializar las expresiones más altas. Me llama mucho la atención el mundo de lo desconocido, lo mágico, y lo enigmático, lo que sabemos que está en alguna parte, pero que no vemos. Estos tres artistas fueron capaces de mostrarnos algunos de esos sitios. Más que preguntarles algo me gustaría ser como una mosca en su estudio y observarlos mientras trabajan. No les preguntaría nada, no les molestaría.

¿Hay un museo o lugar que le inspire de forma particular? En el Prado siempre aciertas. Un detalle cualquiera de cualquier cuadro puede tenerte todo el día entretenido. Para mi es el mejor museo del mundo. Aunque también me apasiona descubrir sitios nuevos y dejar que el arte me sorprenda. Esto me parece importantísimo, ¡renovarse o morir!. Siempre hay que tratar de empujar los límites o fijarse en cómo otros los empujan. El inconveniente en estos tiempos que vivimos (también en el cine) es que para ver algo diferente o autentico tienes que invertir mucho tiempo y esfuerzo para separar la paja del grano. En realidad arte hay muy poco.

Evoque un encuentro o una personalidad que le haya dejado huella. Morente en el FIB, Barceló en el cine, Jack Nicholson en casa de Madonna, Serrat en el restaurante alpino, Bunbury sobrevolando el D.F, Sparrow en el mar, Penélope copa en mano en Madrid, Jarmusch y mi vespa…y muchos otros más.

¿Qué famosa obra de arte se llevaría a su casa? El Jardín de las Delicias no estaría nada mal, ¿eh? Pero no, mejor que se quede donde está y que sea de todos.

¿Qué obra icónica le hubiera gustado crear? El Guernica de Pablo Picasso por su carga simbólica y por su fuerza, aunque preferiría que Picasso nunca lo hubiera tenido que pintar.

Un creador que le haga soñar o por el que sienta una afinidad especial. Salvador Dalí sigue sorprendiéndome como pintor y como personaje, es inabarcable. Recuerdo que, de niño, con mis padres y mi hermano, veraneábamos en la Costa Brava y visitábamos su museo de Figueres y era toda una experiencia, él aún vivía…

Un descubrimiento excitante. Me gusta descubrir artistas jóvenes. Cinco nombres que recomendaría son Yago Hortal, Aaron Bueso, Laia Llorca, Joan Saló y Alan Sastre, de todos ellos tengo piezas, y aún siendo diferentes entre sí, hacen pinturas que me interesan mucho plásticamente; además el uso que hacen de las técnicas y de los colores es impecable.

Una obra o un artista que tenga un significado personal especial. Joan Miró como icono del artista positivo y de la humildad. Es muy difícil ‘entrar’ en él, pero una vez logras abrir su puerta ya te quedas allí para siempre. Parece atraparte acariciándote.

¿Qué creador reivindicaría que el gran público aún debe descubrir? Evidentemente a mi hermano Víctor Jaenada. Sus últimas obras son muy especiales, parecen algo que no son, son desafíos, y él se mueve como pez en el agua en ese terreno. Sin duda una estupenda inversión, eso sí, solo para valientes, pues aquí estamos hablando de algo distinto, de jugárselo todo a una carta. Aunque ya es reconocido creo que deberían empezar a descubrirlo en el extranjero. Hace poco tuvo un acercamiento con una importante galería de Nueva York, una de las más influyentes del mundo del arte. Creo que en la mayoría de los casos si hay talento, trabajo y ganas, la justicia es cuestión de tiempo. No se arrepentirán. Pasen y vean.

Retrato de Óscar Jaenada realizado por AccNeo-Grup dentro del proyecto Following the King