Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Noticias » Perdidas y reencontradas

Aunque se siguen encontrando obras de arte en áticos y trasteros de casas de campo, cubiertas de polvo y telarañas y olvidadas por el mundo exterior, no es tan frecuente como muchos piensan. Por ello, redescubrir obras importantes es muy emocionante para los especialistas. Uno de los últimos hallazgos efectuados por los expertos de Sotheby’s ha sido la obra maestra prerrafaelita Venus Verticordia de Dante Gabriel Rossetti, que fue adjudicada en diciembre del año pasado por unos 4 millones de euros. Su fugaz exhibición en las salas de New Bond Street fue la primera vez que esta maravillosa acuarela se veía en público desde 1898. Lo emocionante del descubrimiento hizo que doblase su estimación previa batiendo el récord en subasta por una acuarela de Rossetti. La licitación de Arte Victoriano, Prerrafaelita e Impresionista Británico del 15 de julio en Londres está liderada por dos cuadros de gran importancia histórica en la producción de su autor. El primero es el único estudio de cabeza conocido para Flaming June, la obra más célebre de Lord Leighton, y que por tanto constituye su eslabón perdido. Es una de las más famosas obras maestras del siglo XIX y ha pasado a conocerse como “la Mona Lisa del Hemisferio Sur”. La suya posiblemente sea la historia de redescubrimiento más famosa y, aunque Flaming June es hoy internacionalmente célebre, no siempre fue así. La primera vez que se expuso fue acogida con entusiasmo y estuvo varios años cedida al Ashmolean Museum de Oxford. Sin embargo, fue devuelta a su dueño en 1930 para venderse poco después perdiéndose su rastro durante más de treinta años. Reapareció en 1963 en un puesto de mercadillo de un comerciante en Chelsea y se vendió a un enmarcador polaco radicado en el sur de Londres con una etiqueta de 50 libras esterlinas. Tras varios cambios de manos en poco tiempo, siendo uno de sus dueños un peluquero establecido en Albermarle Street que también vendía obras de arte, fue adquirida por Jeremy Maas. Este experto fue un pionero en reivindicar el reconocimiento de muchos pintores de la época victoriana, y escogió Flaming June para ilustrar la portada de su libro Victorian Painters. Después de varios intentos infructuosos de enajenarla a un museo británico, se la vendió a Luis Ferré, entonces Gobernador de Puerto Rico. Hoy en día es una pieza destacada del Museo de Arte de Ponce, valorada en varios millones de euros. Este mes, este dibujo a lápiz y tiza blanca, saldrá al mercado tasado entre 56.000 y 84.000 euros. El segundo redescubrimiento relacionado con Lord Leighton es una obra titulada Catarina. Esta maravillosa representación de una joven italiana con flores de jazmín en el pelo está en la mayoría de los estudios de la obra de Leighton, aunque no parece haberse reproducido nunca. La obra ha permanecido al resguardo de miradas indiscretas durante más de medio siglo. Presenta un excelente estado de conservación y luce el fabuloso marco en el que se expuso en la Royal Academy en 1879. En la actualidad estos delicados retratos de mujeres jóvenes suelen suscitar más interés que las grandiosas obras mitológicas de Leighton. Con una estimación de 140.000 a 210.000 euros, Catarina [en imagen] lleva camino de conseguir un gran éxito.

Sothebys