Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Príncipes celestiales en Setdart

La pintura antigua es el eje sobre el que Setdart construye su subasta del 21 de octubre. Entre las obras que se ponen a la venta sobresale una importante tabla renacentista valenciana, de notables dimensiones (212 x 160 x 18 cm) y estimada entre 40.000 y 50.000 euros, que fue realizada hacia 1520 por el Maestro de Alzira (Gaspar Godos). Se trata de un retablo de los Principados Angélicos procedente del convento dominico de la Consolación de Xátiva. El Ángel Custodio de Valencia preside la composición con numerosos personajes dispuestos en dos estratos: el terrenal y el divino, separados por un paisaje abierto hacia unas montañas azuladas. La adscripción estilística de este retablo al Maestro de Alzira fue propuesta por los expertos Matías Díaz Padrón y Aida Padrón Mérida en 1983. Se conoce por este sobrenombre a un pintor anónimo activo en la Comunidad Valenciana en el segundo cuarto del siglo XVI. Desempeñó un papel destacado en el desarrollo del Renacimiento en Valencia, donde el círculo humanista de la corte de Fernando de Aragón se mostró muy receptivo a las novedades artísticas procedentes de Italia y Flandes.

Maestro de Alzira, Retablo de los Principados Angélicos, c. 1520

Con un precio inicial de 32.000 a 35.000 euros, se brinda una Virgen con Niño de un maestro flamenco del siglo XVI.La máxima preocupación de los pintores de Flandes fue la búsqueda de la realidad por encima de todo. Prestaron una enorme atención a las calidades de los objetos, así como a los más mínimos detalles, dotados frecuentemente de valor simbólico. El tema de la Virgen con el Niño Jesús en su regazo, sentado o de pie, tiene su origen en las religiones orientales de la antigüedad, en imágenes como la de Isis con su hijo Horus, pero la referencia más directa es la de la Virgen como “Sedes Sapientiae”, o trono de Dios, en el arte cristiano medieval. Poco a poco, con el avance del naturalismo, María pasó de ser un simple “trono” del Niño a revelar una relación de afecto, pensada para conmover el ánimo del fiel.

Maestro flamenco, S.XVI, Virgen con el Niño

Con una estimación de 9.000 a 10.000 euros se brinda una tabla castellana del siglo XVI que crea el episodio bíblico del descanso en la huida a Egipto. En esta escena devocional, el artista representa un relato divino desde una perspectiva amable, íntima y personal. El tema, recogido del Evangelio según San Mateo, narra cómo un ángel se aparece en sueños a San José y le conmina a huir a Egipto junto a María y el Niño, pues el rey Herodes lo busca para matarlo. El autor ambienta su tabla en un momento concreto, un alto en el camino de la Sagrada Familia en su huida a Egipto. San José sostiene en una de sus manos una hoja de palmera, de la que ha cogido varios dátiles que ofrece a su hijo. Este, arrullado por su madre que contempla atentamente la escena, se acerca curioso al fruto.

Escuela castellana, S.XVI, Descanso en la huida a Egipto