Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Reportaje » Un museo del arte perdido

El origen de la lista de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo está en los primeros escritos sobre viajes redactados por autores helenos que fomentaban una especie de turismo colonial. La mayoría de las “maravillas” eran monumentos encontrados en estas tierras recién conquistadas, y los que escribían sobre ellas se las describían, por un lado, a quienes no las habían visto pero, al mismo tiempo, ensalzaban las virtudes del expansionismo griego, por su capacidad para someter civilizaciones que habían sido capaces de crear tales prodigios. Noah Charney relata los avatares de las grandes maravillas del mundo antiguo que, excepto una de ellas, desaparecieron al ser saqueadas en tiempos de guerra, destruidas por desastres naturales o arruinadas intencionalmente por sus propios artífices.

Foto pequeña