• Banco de España
  • tendencias del arte

    Jonny Niesche, minimalista hipnótico

    El artista australiano Jonny Niesche (Sídney, 1972) protagoniza la temporada de verano de La Nave Salinas, fundación privada del coleccionista colombiano-neoyorquino Lio Malca, que cada verano presenta una exposición en el espléndido escenario de un antiguo almacén de sal junto a la idílica playa Ses Salines, en Ibiza; es un edificio de piedra de 700 m2 construido en 1941 para almacenar la sal cosechada en los estanques integrados en el Parc Natural de Ses Salines. En desuso durante décadas, fue rescatado por Malca con el objetivo de devolver a la isla, que tanto le ha dado, un sitio donde disfrutar cada verano del arte que él colecciona.  

    Vista de La Nave Salinas de Ibiza

    Las pinturas de Niesche quedan magníficas en el austero espacio de La Nave; el artista australiano crea experiencias con el color y el espacio, jugando con la percepción. Al ver su pintura, es inevitable pensar en Mark Rothko y Barnett Newman, y realmente reconoce su influencia, así como la del minimalismo, y se siente cómodo trabajando el “color field painting”. “Empecé pintando de manera muy realista y el resultado en sí se estaba volviendo demasiado oprimido y cerrado”, explica el artista. “Descubrí que, cuanto más vaciaba la figuración, más posibilidades había. Al reducir el trabajo al color, la forma, el material y la superficie, y al limitar tus opciones, te hace centrarte en elementos muy específicos y abre nuevas ideas y formas de pensar sobre la creación”.

    El artista Jonny Niesche. Foto © Hugh Stewart

    Niesche trabaja con imágenes digitales que luego traslada por sublimación al voile, una tela transparente que luego estira como por arte de magia sobre espejos. De modo que sus obras interactúan con el espacio en el que están, donde el espectador se ve reflejado en ellas. “Es esta situación similar al deseo de cuando estás mirando a través de un escaparate algo que quieres y, en algún momento, eres sorprendido por el reflejo de ti mismo. Ese es un punto interesante con el que me gusta jugar”.

    “Mi trabajo es minimalismo hipnótico. Tiene una sensibilidad agradable en general. No es una obra difícil. Está destinada a ser hermosa, pero no superficial. Me interesa jugar con la belleza”, afirma. Realmente, su pintura puede resultar hipnótica porque es fácil sentirse tocado por su magnética profundidad. Niesche no teme utilizar la palabra sublime ni convertirla en foco de su discurso, del mismo modo que habla de la paleta de los atardeceres, de la estética glam rock o de polvo de estrellas. “Siempre me ha obsesionado lo sublime y cómo, con suerte, tener una experiencia casi trascendental con el trabajo. No en un sentido religioso, sino más bien en la creencia de la espiritualidad de la abstracción. Quiero brindar un espacio donde puedas apagar el ruido y tener un lugar para pensar”. Si bien lo sublime podría parecer anacrónico porque nos reconecta con el Romanticismo histórico, tiene plena vigencia por tratarse de una emoción estética. No hay más que recordar el análisis de las categorías estéticas de lo bello y lo sublime, que Kant vincula a las emociones: “lo sublime conmueve y lo bello encanta”.

    Total Vibration (Stardust Blue), 2021 © The Hole, NYC

     “Cuando era niño, mi madre me arrastraba a los departamentos de cosmética de los grandes almacenes. Allí, me enamoré en secreto de los colores que encontraba, de los espejos, las superficies reflectantes… Eran increíbles. Era la era del glamour”. En algunas obras, los tonos del maquillaje de la década de 1970 y las combinaciones imposibles de la iconografía de la música glam impregnan su trabajo. “Llegué tarde al mundo del arte. A finales de 1990 vivía en Nueva York y tocaba en bandas de hardcore haciendo música experimental. Eso sí, pasaba mucho tiempo deambulando por las galerías de Chelsea. Regresé a Sídney en 2001, tenía 28 años. Ayudando a mis padres en la venta de una casa, me encontré con la pintura haciendo el cartel de ‘Se vende’. Me enganché”. Dos años más tarde, cumplidos los 30, se matriculó en el Sydney College of the Arts. A partir de entonces, su carrera ha sido imparable. Jonny Niesche también está representado en la feria CAN Ibiza 2023. La Nave Salinas, Ibiza. Hasta otoño. 

  • Principal

  • Caixa

  • Reina Sofía

  • Azkuna

  • Museo Picasso

  • Chillida Leku

  • Artparis

  • A lopez