• tendencias del arte

    La Colección Lázaro, conciencia y emoción

    ¿Y si el arte estuviera conectado con la capacidad de empatía? Esta tesis es defendida por recientes estudios científicos que sostienen que el arte no sólo es una expresión de la condición humana sino también un lenguaje que abre nuestra mente y nos hace más sensibles a las emociones y vicisitudes del otro. Esta dimensión la han experimentado Alejandro Lázaro y Alejandra González, quienes reconocen que coleccionar arte les hace más empáticos. Tal vez por eso, esta pareja de coleccionistas madrileños buscan obras que sintonicen con la realidad que nos rodea. Sus fondos, que ya superan las 200 piezas, reflejan su interés por las obras de denuncia social y los artistas que desafían los límites. Además, quieren inculcar esta pasión a sus descendientes, de ahí que el nacimiento de cada uno de sus tres hijos viniera acompañado de la adquisición de una obra de arte. Alejandro Lázaro, fundador de la empresa de inversiones Alhambra Partners, explica: “Nos atrae el arte que emociona, que habla de nuestra sociedad, y que retrata los problemas que estamos viviendo.” La Fundación ARCO ha distinguido a la Colección Lázaro en la categoría de Colección Joven Privada Nacional y sus dueños acaban de recibir una invitación del Centro Pompidou para formar parte de su Comité de Adquisiciones.

    ¿Cómo llega el arte a su vida? A los 16 años compré unas litografías de Chillida y de Tàpies, que todavía conservo, pero realmente el arte llegó a mi vida mucho más tarde, ya con mi mujer Alejandra, cuando nos adentramos en este mundo maravilloso que vino a llenar un vacío que sentíamos en aquel momento en el que nuestras carreras profesionales ocupaban toda nuestra mente.

    ¿Cuándo empiezan a coleccionar? Resulta que coincido en el trabajo con otra coleccionista, Estefanía Meana, y de alguna manera aquel interés que sentí en la adolescencia resurge. Alejandra y yo empezamos a investigar, a visitar museos y galerías y a leer mucho. En 2013 iniciamos la Colección Lázaro con un Günther Förg que compramos en ARCO tras el nacimiento de nuestra primera hija. Sentíamos que el arte nos aportaba conocimiento pero también nos hacía más empáticos con el mundo que nos rodea.

    ¿Cómo definirían sus intereses? Nos atrae el arte que emociona, que habla de nuestra sociedad, y que también retrata los problemas que estamos viviendo. Hay distintas líneas dentro de la colección. Por un lado, tenemos una protagonizada por artistas que, de alguna manera, llevan el arte al límite, desbordando los marcos anteriores; y por otro, tenemos otro enfoque muy político en el que encaja, por ejemplo, alguien como el jordano Lawrence Abu Hamdan, ganador del Premio Turner, que investiga el sonido y cuya obra tiene que ver con la defensa de los derechos humanos. Luego tenemos artistas que están más en lo sociopolítico como Teresa Margolles que denuncia temas que van desde la violencia de género a lo que está pasando en su país natal, México, con los carteles de la droga. También nos intrigan aquellos autores que revisan el arte del siglo XX y lo llevan a otro nivel, como por ejemplo José Dávila. Lo cierto es que nuestra colección tiene ahora diferentes hilos conductores, pero cuando empezamos adoptamos una línea más cerrada que al final nos limitaba mucho…. [Vanessa García-Osuna. Foto: Alfredo Arias]

  • Portada

     

  • Pixar

  • Nantes

  • Museo Thyssen

  • Azkuna

  • Maria Blanchard

  • Barcelo La Pedrera

  • Museo Picasso Malaga