Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » La Ribot: agente provocador

“Su arte contagioso electrifica el pensamiento, lo obliga a ir más allá de las convenciones, a reorganizar sus referentes. Nos hace amar la libertad y sus vibrantes límites. Se divierte. Nos hace felices” fueron los argumentos por los que La Ribot (Madrid, 1962) recibió en 2020 el León de Oro de la Bienal de Venecia por un trabajo “riguroso y radical”. Esta aventura había comenzado en plena Transición española, cuando fundó su primera compañía en la que vinculaba de forma audaz danza y arte. En 1993 comenzó su serie más emblemática, Piezas Distinguidas, con la que ha recorrido teatros y museos de todo el mundo, desde la Tate Modern de Londres hasta el Centro Pompidou de París. Su lenguaje funde las artes visuales, la performance, el cine y el vídeo, teniendo siempre como eje el cuerpo humano, el suyo propio y el de los bailarines de su compañía. La trayectoria de esta coreógrafa, bailarina y artista está jalonada de honores como el Premio Nacional de Danza (2000) y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2015). Desde 2004 vive, trabaja y enseña en Ginebra, donde ha fundado La Ribot Ensemble. Acaba de presentarse en la Sala Alcalá 31 de Madrid, A escala humana, comisariada por Olivier Kaeser, que reúne obras en vivo y también plásticas y videográficas de esta extravagante dama del arte contemporáneo. [Marga Perera. Foto: Pablo Zamora]