Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Exposición » Maya, hija de Picasso

El 5 de septiembre de 1935, ocho años después de su encuentro casual en la puerta de los grandes almacenes Lafayette en París, Pablo Picasso (1881-1973) y Marie-Thérèse Walter (1909-1977) dieron la bienvenida al mundo a su hija María de la Concepción, conocida como Maya. La llegada del bebé inspiró dibujos íntimos, algunos con connotaciones mitológicas o sagradas. Entre el 16 de enero de 1938 y el 7 de noviembre de 1939, Picasso pintó nada menos que catorce obras inspiradas en su hija. Esta serie es «la más impresionante dedicada a un solo niño», como ha observado el historiador del arte Werner Spies. Con motivo de la reciente dación de 9 obras que Maya ha efectuado al Museo Picasso de París se presenta una muestra temporal comisariada por Emilia Philippot y Diana Widmaier Ruiz-Picasso, nieta del artista, con cerca de 200 obras que testimonian el vínculo tan especial que unió al genio con su hija mayor. [Edward Quinn, Picasso y Maya, Golfe-Juan, h. 1953-1954 © edwardquinn.com © Succession Picasso 2022]

Artículo completo en la edición impresa