Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Miquel Barceló, de Artá a Kiwayu

Miquel Barceló (Felanitx, Mallorca, 1957), sigue siendo el pintor español vivo que más interés despierta entre coleccionistas, museos y medios, del que se han escrito infinidad de críticas, monografías y catálogos, en una variada lista de idiomas por mor de las numerosas exposiciones sobre su obra celebradas en todo el mundo. Casi medio siglo abarca la aventura vital y artística de aquel joven veinteañero de ojos achinados y sonrisa espontánea que se presentó al mundo con su Mapa de Carne en la memorable Documenta de 1982. Kiwayu, su esperada exposición en la Galería Elvira González de Madrid, nace de otro aislamiento buscado, esta vez a orillas del Océano Índico. Barceló es una continuación de su obra y ésta de Barceló, por eso destila cierta magia espontánea, nada engolada. Fija su mirada aquí y allá, para no perder detalle e ir directo al grano, sin prolegómenos. Se impacienta levemente, pide un café no sin antes ofrecerme otro, se sienta y me reta solícito con su peculiar acento mallorquín afrancesado: “Bueno, tú pregunta, pregunta lo que quieras…”. [Amalia García Rubi. Foto: Miquel Barceló en la Colección Lambert de Aviñón en 2010. Foto: Melanie Frey. Cordon Press]