Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Richard Gere y su idilio fotográfico

Más acostumbrado a estar delante que detrás de las cámaras, lo que pocos sabían era que el actor Richard Gere (1949) es también un reconocido coleccionista de fotografía. Una subasta que se celebra de forma online en Christie’s hasta el 7 de abril descubre ahora esta faceta inédita de protagonista de Pretty Woman a través de unos fondos, valorados en casi 2 millones de euros, que abarcan toda la historia del medio, desde maestros del siglo XIX como Gustave Le Gray y Carleton Watkins, a figuras reconocidas de principios del siglo XX como Edward Weston, Tina Modotti y Alfred Stieglitz, pasando por iconos contemporáneos como Richard Avedon, Diane Arbus, Irving Penn, Sally Mann, Robert Mapplethorpe o Herb Ritts.  «Estas fotografías llegaron a mi vida porque sentí algo por ellas. Tienen alma, humanidad generosidad, da igual su técnica. Ya sabes, es como cuando escuchas una grabación temprana de una gran cantante de ópera de 1902, cuando estaban empezando a grabar – y suena áspera. Pero la calidad de esa voz, el alma de la voz, hace que tu corazón se acelere. La mayoría de los fotógrafos de mi colección no están interesados en la técnica. Y los que sí lo están, venían de un lugar profundo, personal, y una visión propia del universo.»


Richard Avedon, Bob Dylan en 1963

En una reciente entrevista con la revista Hollywood Reporter, Gere se mostró reacio a definirse como coleccionista: «Solo he comprado cosas que me gustaban.» El actor explicó que se sintió atraído por el medio desde joven y que inicialmente estaba más interesado en los aspectos técnicos. «He probado muchos procesos diferentes en mis propias fotografías, desde la sal hasta el platino o la plata y casi cualquier otra cosa entre medias. Pero el proceso de impresión no es lo fundamental. Es el cerebro el que crea las imágenes.» Entre las 156 fotografías que se licitan, destaca un cuarteto: Desnudo en la arena (Océano, 1936) de Edward Weston, tasada entre 65.000 y 95.000 euros; Djimon con pulpo, Hollywood, 1989, un exuberante retrato del actor Djimon Hounsou tomado por Herb Ritts valorado entre 20.000 y 30.000 euros; o el retrato de un joven Bob Dylan, que Richard Avedon tomó al cantante en 1963, por el que se piden de 35.000 a 55.000 euros.


Edward Weston, Desnudo en la arena