Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Asamblea surrealista en Lamas Bolaño

«El arte no debe serlo porque agrade (…), sino más bien porque duela rabiosamente. Nada de explicaciones o entendimientos. El arte no puede ser el cómodo asiento de lo intangible, sino el camastro pavoroso de los pinchos donde nos acostamos todos para echarle un saludo intemporal a la guardadora muerte» escribió Manolo Millares (1926-1972) cuya carrera se truncó prematuramente a los 46 años a causa de un tumor cerebral. El polifacético artista canario, uno de los fundadores del Grupo El Paso, lidera la subasta que Lamas Bolaño celebra los días 30 y 31 de marzo. Se licita Animal 17, un óleo sobre papel de 1954, tasado en 35.000 euros, que adjunta certificado de autenticidad expedido por Elvireta Escobio, viuda del artista.

Manolo Millares, Animal 17

 El surrealismo tiene un protagonismo absoluto en esta subasta en la que encontramos nombres ilustres como el canario Óscar Domínguez (1906-1957) de quien el historiador Brian Morris, experto en su figura, dijo que «vivió demasiado a la sombra de los franceses y nunca se le reconoció la autonomía que tenía. Estando en el centro de todo, como era París, Domínguez sufrió una doble marginación: por periférico y por isleño». Aunque algunos de sus cuadros se cotizan en millones de euros (su récord está en Máquina de coser electro-sexual, vendida por más de 2 millones de euros en 2013 en Christie’s), el mercado ofrece opciones más accesibles como por ejemplo La pintora, un gouache firmado y fechado en 1945, que acepta pujas a partir de 15.000 euros. 

Oscar Domínguez, La pintora

Salvador Dalí sólo permitía a dos personas estar presentes mientras pintaba, una era Gala, su musa, y la otra, el pintor Antoni Pitxot (1934-2015, a quien acabaría nombrando director del Museo Dalí de Figueras. Su estima era tal, que el genio surrealista le invitó a exponer en la magna retrospectiva que el Pompidou le dedicó en 1979. Esta subasta ofrece por 8.000 euros uno de sus lienzos, El violoncelista, ejecutado en 1988. Otro buen amigo de Dalí era Ángel Planells (1901-1989), oriundo de Cadaqués, donde conoció a otro insigne surrealista, René Magritte. Planells formó parte del Grupo Logicofobista, que se definía como una corriente divergente del surrealismo. En 1936, tres obras suyas fueron incluidas en la gran exposición internacional dedicada al surrealismo celebrada en las New Burlington Galleries de Londres. Planells no dejó de exponer durante la posguerra, pero su obra no estuvo en primera línea hasta que el galerista René Metras la incluyó en la muestra colectiva Presencias de nuestro tiempo, en 1968, reivindicándole como uno de los grandes surrealistas catalanes. El cuadro que se vende, Poemas vora el mar, un óleo de 1967, ha sido tasado en 6.000 euros.

Angels Planells, Poemas vora el mar

Otro nombre indispensable de esta subasta es el de José María Mijares (1921-2004) uno de los grandes de la plástica cubana y latinoamericana del siglo XX. “El flaco Mijares” como le llamaban cariñosamente sus amigos, formó parte de la muestra Pintores modernos cubanos celebrada en el MoMA y sus dibujos ilustraron repetidamente la revista Orígenes que dirigía José Lezama Lima. La técnica mixta que se vende, valorada en 4.000 euros, data de 1958, antes de su exilio en Estados Unidos.

José María Mijares, Sin título

Fernando Álvarez de Sotomayor (1875-1960) fue considerado uno de los mejores retratistas de la época, recibió encargos de la Corona y de familias aristócratas, financieras e intelectuales. Además fue el director del Museo del Prado durante casi treinta años (exceptuando el paréntesis de la República y la Guerra Civil). Compaginó sus labores docentes e institucionales con las de pintor, participando asiduamente en muestras y certámenes artísticos. Encontramos en esa subasta uno de sus óleos, Vaca, estimado en 12.000 euros. El lote más notable del apartado dedicado a la pintura antigua es Interior de catedral del pintor flamenco Pieter Neefs (1579-1656) cuya biografía está llena de claroscuros.  Se le supone nacido hacia en Amberes, donde residía la familia y hacia 1609 o 1610 ingresó en el Gremio de Pintores de San Lucas y, desde entonces, se manifestó su interés por la representación de interiores de iglesia góticas. Algunas de estos templos no han podido ser identificados por ser imaginarios, pero en muchos casos se trata del interior de la iglesia de San Pablo en Amberes. Las tonalidades suaves y las sofisticadas transiciones entre los espacios de luz y sombra son las principales características de su estilo.

Interior de catedral, Pieter Neefs

Los amantes de la escultura también encontrarán piezas interesantes en esta venta, como por ejemplo una pareja de angelotes de la Escuela española de principios del siglo XVIII. Por estas esculturas en madera tallada, policromada y sobredorada (160 x 82cm) se piden 3.000 euros. Dando un salto en el tiempo a mediados del siglo XX, aparecen unas Bailarinas en porcelana alemana que tienen un atractivo precio de salida: 600 euros. La oferta de artes decorativas se nutre de objetos como un incensario japonés del siglo XIX realizado en bronce patinado y decorado con leones, aves y vegetales. Parte de 1.400 euros. Y también llama la atención un ostiario en plata punzonada del siglo XVIII con decoraciones florales, de acantos y angelotes, que sale en 600 euros. No puede ignorarse tampoco un elegante reloj de sobremesa francés estilo Luis XVI en bronce, de finales del XIX, preciado en 350 euros. De esa misma época, y tasado en 300 euros, es un coqueto conjunto formado por cuatro sillas y sofá fernandinos, elaborado en madera de caoba y con remates florales sobredorados. 

Reloj francés estilo Luis XVI

El capítulo dedicado a las joyas depara agradables sorpresas. El lote estrella es una suntuosa gargantilla tipo rivière en oro blanco con diamantes (22,50cts) valorada en 35.000 euros.

Gargantilla rivière en oro blanco

Y también destaca un terceto de alhajas: una pulsera articulada en oro blanco con eslabones y motivos geométricos de diamantes (3.400 euros); un elegante broche en platino cuajado de diamantes (7,5 cts) cuyo diseño imita la forma de un abanico (6.000 euros); unos pendientes largos en oro blanco con diseño de hojas entrelazadas de diamantes (0,85 cts), que arranca en 1.100 euros. Por último, hay que resaltar un exquisito reloj Rolex Cellini de pulsera para señora oro, que cuenta con una estimación inicial de 1.700 euros.

Broche en platino y diamantes