Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Setdart viaja a la edad de oro

La subasta que Setdart celebra el 26 de octubre, tiene en la pintura de Alta Época su foco principal. Aquí destaca un San Jerónimo penitente, atribuido al pintor neerlandés Dirck Bouts (1410-1475), estimado entre 80.000 y 90.000 euros. El autor de esta tabla despliega un excepcional sentido del dibujo para describir la anatomía del santo. Especialmente lograda en la captación anatómica que se revela a través del pecho definido por unos músculos delgados, que dejan entrever la vida del santo como eremita. San Jerónimo sostiene una piedra en la mano con la que se va a golpear el pecho, mientras que junto a él, descansan la calavera, el león que le mira atentamente, y sus ropajes rojos colgados, que le identifican como cardenal. Este protagonismo de los detalles y las calidades es un rasgo característico de la escuela flamenca. Esto, sumado al hieratismo y rotundidad de la figura, invitan a pensar en composiciones estéticas cercanas a Dirck Bouts. 

Atribuido a Dirk Bouts, San Jerónimo penitente

Con un precio inicial de 26.000 a 30.000 euros se brinda esta pintura del círculo de Rubens, que toma como modelo el Triunfo de la Eucaristía sobre la Idolatría perteneciente a uno de los cartones realizados por el maestro flamenco que sirvieron para la ejecución de los tapices del Triunfo de la Iglesia destinados al Monasterio de las Descalzas de Madrid. Concretamente, el modelo corresponde a una de las seis tablas que custodia el Museo del Prado. La escena de este óleo, de gran carga alegórica, se desarrolla entre dos suntuosas columnas salomónicas. Un ángel, alegoría de la Iglesia triunfante, asoma en el ángulo superior derecho. Porta una custodia cuyo brillo parece deslumbrar y ahuyentar a la idolatría, encarnada en el becerro de cuyos cuernos tira el idólatra. La fuerza del Bien empuja al grupo hacia la derecha, haciendo caer a cada una de las figuras, representantes del paganismo. Los angelotes, entre festones y guirnaldas de frutas, aluden a la abundancia, y a las virtudes eclesiásticas. La imagen del dios clásico que se ve al fondo reproduce la escultura del Zeus de Olimpia de Fidias. 

Círculo de Rubens, Triunfo de la Eucaristía sobre la Idolatría

Este bodegón del círculo de Tomás Yepes (Valencia, h. 1610-1674), preciado entre 16.000 y 18.000 euros, es otro de los lotes más relevantes. Su autor hace gala de una base típicamente española a la hora de abordar el género con una influencia italiana característica de la escuela valenciana del barroco. Esta escuela estuvo en el siglo XVII muy influida por el tenebrismo de Caravaggio, dado que por el puerto de Valencia llegaban a España los cuadros italianos destinados a las colecciones reales. Este lienzo conjuga el dinamismo compositivo del barroco con un tratamiento cromático y lumínico derivado de Caravaggio. A los tonos brillantes y anticlásicos, entre los que destaca el naranja y el rojo, se unen toda una serie de colores terrosos, ocres y carmines que componen la base de la paleta caravaggiesca, constituyendo un interesante contrapunto visual. 

Círculo de Tomás de Yepes, Bodegón