Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Susana Lloret, una mecenas humanista y comprometida

¿Cómo hacer el recuento? ¿Por hojas o por libros? A modo de símil, la Colección Per Amor a l’Art cuenta por hojas. La razón es sencilla: porque reúne series completas, y no obras sueltas, de importantes creadores, como las 119 obras que componen Flower Rondeau, un inmenso mosaico de flores del fotógrafo japonés Nobuyoshi Araki que impacta cuando se contempla en su conjunto. Esto hace que la colección tenga muchas obras —hasta 2.629— de 221 grandes artistas internacionales, lo que le permite proponer lecturas de libros al completo y conocer de primera mano sus historias. La primera de ellas es la propia del empresario José Luis Soler. De niño quiso ser actor, músico o artista. De mayor, ha sabido plasmar de otra manera su necesidad de transmitir la sensibilidad creativa: impulsando un gran proyecto artístico, social y de investigación que ayuda a las personas, en especial a las vulnerables, y a sus familiares. José Luis Soler sufrió un ictus hace tres años del que solo se recuperó parcialmente. Desde entonces, su mujer, la psicóloga Susana Lloret, continúa la obra de su marido con una coherencia y un ímpetu admirables, a la vez que va introduciendo modificaciones para hacerla más perdurable. Nos lo cuenta a continuación, y su voz irradia hoy la esencia de aquellas palabras que escribió José Luis Soler en 2017, con motivo de la inauguración de Bombas Gens, el centro de arte que acoge las diferentes actividades de la Fundación Per Amor a l’Art: «Lo que hay aquí forma parte de mi presente, del descubrimiento de un secreto que muchos practican —y tienen la suerte de hacerlo—: compartir». [Inés Martínez Ribas. Foto: Le Clik Photo & Design]