Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Archivo » Guillermo Muñoz Vera: “Me siento más inmigrante que nunca”

Fue su padre, médico, quien le regaló en 1979, como premio Fin de Carrera, un billete de avión para España, tal vez con el deseo secreto de que se desencantara rápido de la vida bohemia.
Lo que seguro no intuía era que su hijo llegaría muy pocos años después a ser uno de los máximos exponentes del Nuevo Realismo Español y fundador de la Escuela de Chinchón.
Aunque sus pinturas transmitan quietud y sosiego, Guillermo Muñoz Vera (Concepción, Chile, 1956) es un torbellino, a veces deslenguado, de reflejos rápidos y perspicaces observaciones.
La charla se desarrolla a borbotones, en un sinfín de ramificaciones donde el pintor argumenta con pasión sus ideas, a veces, tan prolijamente que perdemos el hilo. Paradójicamente, el chileno, que desde hace décadas es un nombre habitual en los catálogos de Sotheby’s y Christie’s en Nueva York y Londres y que cuenta con una fiel clientela consolidada en los Estados Unidos, no tiene galería en Madrid, un dato que él mismo pone de relieve al final de la entrevista, aunque apuntando que a él, lo que realmente le desvela es su proyecto educativo, su academia de pintura que tiene su sede en la localidad madrileña de Chinchón.
“Ahora que se habla tanto de la crisis uno no puede dejar de preguntarse cuál es la razón profunda por la que es pintor. Tus padres siempre te advertían de que ésta no era una profesión segura, ellos querían que tuvieras trabajo, casa, y que no pasaras hambre. El panorama actual es desolador. La gente que antes no dudaba en gastarse 80.000 o 100.000 dólares en un cuadro, ha dejado de invertir en arte, tengo colegas que directamente han desaparecido del panorama español y los que siguen en la brecha, en muchos casos, es porque están enganchados al dinero público”.
Lo que es la vida. Muñoz Vera iba para músico. “Yo me veía en Inglaterra, como guitarra de un trío de rock duro. Cuando tenía quince años mis héroes eran Eric Clapton y Jimmy Hendrix”, recuerda sonriendo.
El artista nos recibe en la galería que Arauco tiene en Madrid (Serrano, 27) donde se muestran los lienzos que componen su último proyecto, Terra Australis Incógnita, que serán expuestos la próxima primavera en la Forum Gallery de Nueva York. En palabras del propio pintor: “Son imágenes documentadas que hablan de nuestra común historia, aquella que se trazó con el inicio de la globalización”.

Usted estudió en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile, en Santiago, y aterrizó en el Madrid de la movida. ¿Cómo era el ambiente artístico de esa España? ¿Qué acogida tuvieron sus cuadros?
El ambiente de libertad era increíble. Para un muchacho de 23 años, recién salido de una dictadura en la que no podías ni abrir la boca, fue un contraste total. Curiosamente sin conocer Madrid, me fui a vivir al mismo núcleo de la movida, al barrio de Malasaña. Iba a los bares y cafés, donde era habitual ver cantar a Joaquín Sabina o grupos roqueros como Alaska y los Pegamoides, era mi propia generación en versión española, junto a jóvenes diseñadores que ahora son celebridades…. aunque yo no formaba parte del movimiento.
Era un video documental que pasaba ante mis ojos, otra realidad, una dimensión paralela en la que no se podía interactuar. Yo y otros muchos éramos extranjeros recién llegados y a veces teníamos la desgracia de encontrarnos con “cabezas rapadas” que nos hacían cantar el “Cara al Sol” o policías que nos mandaban a nuestro país.
Como pintor realista, mi historia no era muy distinta. Las galerías de Madrid no parecían interesarse por el realismo, y otros resabiados de la cultura me consideraban un reducto de la peor época del franquismo. ¡Era un imbécil, un retrógrado, un nazi!.

¿Se sintió discriminado por realista, o por extranjero?
Por las dos cosas. Yo llevo residiendo en España 32 años, en Chile viví 23, pero hoy me siento más inmigrante que nunca. A todos los efectos legalmente soy ciudadano europeo y cumplo mis obligaciones como contribuyente, pero no puedo sentirme como un español más. No puedo tolerar el tono discriminatorio que difunde la prensa escrita, radio y televisión en contra de los extranjeros. La ignorancia prejuiciosa del periodismo se traslada a la calle. Europa no debiera olvidar que las personas no se clasifican por su pasaporte. La nacionalidad es un hecho fortuito… por eso no puedo tolerar el filtro racista que hay en Barajas… No se salvan ni becarios ni familiares, mi hermana este verano fue detenida dos horas por la policía… la Ley de Extranjería no distingue entre “extranjeros” y “delincuentes”. Menos aún entre estudiantes, turistas y personas normales.

Y ¿Qué le hace quedarse en España? ¿Por qué no se marcha?
No sé cual es mi país… Porque tengo esta, digamos, “enfermedad” de origen. Ya lo decían los relatos escritos por algunos misioneros enviados al Nuevo Mundo por los Reyes Católicos. A los nativos los consideraban Homúnculos [un animal con especto humanoide]. Soy un mestizo, un producto transgénico resultante de las guerras y los amores prohibidos, cuando los navegantes rodean el Cabo de Hornos y llegan a Chile. No es fácil, pertenezco a una nueva raza, a una cultura que no existe aún. Soy un pintor flamenco metido dentro del cuerpo de un mapuche que piensa en castellano y siente nostalgia del Mediterráneo.¡Qué le vamos a hacer!

¿Siempre pintó realista?
Es el hombre el que siempre ha sido realista, ¡no yo!

Háblenos de los encargos más significativos de su carrera. Por ejemplo, en 2002, Patrimonio Nacional le encarga el retrato de D. Juan Carlos I, cazador. ¿Qué podría contarnos de aquella experiencia?
Con la perspectiva que da el tiempo, creo que ahora lo hubiera hecho mejor. La confianza que depositaron en mi me halagó. Los Reyes son personas normales. Como pintor me pusieron las cosas fáciles, accedieron a mis “caprichos”. Había dos requisitos: que lo retratara como cazador, y que el fondo fueran las tierras de Ciudad Real. De hecho, el cuadro se expone en el Palacio de Santa Cruz de Mudela. Como nunca antes había estado en una cacería, ésta era de perdices, quise acompañar al rey para verlo en “acción”, y como soy tremendamente observador aprendí mucho… Investigué en los retratos reales pintados en el pasado por los grandes… La originalidad en el arte es muy peligrosa. ¡Yo debo de ser un clásico porque me interesa siempre lo que hay detrás de la imagen pintada no detrás de una pantalla!

Otro encargo importante fue el proyecto Chile Hoy. Catorce pinturas murales que pintó para la estación de metro de La Moneda, en Santiago de Chile. ¿Cómo fue el reto de pintar 280 m2?
Fue un proceso que llevó más de tres años, aunque pinté los murales en apenas 4 o 6 meses.
Me rompí la cabeza con dudas metafísicas. La idea era ofrecer al viajero del metro una panorámica del país.
En una estación que se llama La Moneda, con todas las connotaciones políticas que contiene, elegí que una de las imágenes fuera la del Desierto de Atacama, y elegí Pisagua, uno de los lugares donde se hallaron las primeras fosas comunes de los detenidos y desaparecidos en la época de Pinochet. Recreé el país desde el Cabo de Hornos, en la Patagonia, al sur del estrecho de Magallanes, hasta la cordillera que se divisa desde el avión y los glaciares.
La mayoría de los chilenos no tienen la posibilidad económica de viajar para conocer su país. Piense que desde la Patagonia al desierto hay 4.000 kilómetros. ¡La misma distancia que hay entre España y Siberia!.
Cuando a un artista (yo me considero pintor, no artista) se le encarga una obra pública, casi nunca piensa en cuál va a ser su coste, sus gastos de mantenimiento, y aún más, qué impacto va a tener en el barrio.
Como me considero de la “chusma”, yo pienso como los pasajeros del metro. Y a pesar de todo, me dispararon dardos envenenados. Que si era un corrupto, un enchufado, un vendido, y, naturalmente, que mis cuadros eran una porquería, meras postales turísticas. ¡Era una obra pública hecha con pintura al óleo!. ¡Nadie lo había hecho antes! La gente habla todo el tiempo de las performances. ¡Pues esto era un perfomance bestial porque los cuadros había que pintarlos, milímetro a milímetro, para ser vistos desde 15 metros de distancia, desde el andén de enfrente. No era llegar y pegar la foto que te escupe un plotter.

¿Cómo surgió la idea en 2003 de donar dos cuadros suyos, al Palacio de la Moneda como conmemoración del 30° Aniversario de la muerte de Salvador Allende?
Por mi parte, fue un acto de buena fe y también, de ingenuidad. Bajo la dictadura de Pinochet murieron miles de personas de la generación de mis hermanos mayores. Mi ciudad, Concepción, ha sido una zona conflictiva desde siempre, fue la única resistencia armada que hubo en Chile al amparo de la Universidad de Concepción. Jóvenes con conciencia política, el Mayo del 68 se lo apropiaron los franceses, pero fue un clamor mundial por los derechos civiles… a este y al otro lado del Muro. En América Latina también. En aquel momento, pensé que el presidente Ricardo Lagos y Michelle Bachelet harían honor a la cantidad de muertos y a los ideales por los que habían sido asesinados. Y no fue así. Estos cuadros, que habían sido pensados para que fueran contemplados por todo el mundo en un espacio publico, acabaron en un edificio oficial donde nadie puede verlos, por miedo quizás a que puedan inducir a algún tipo de culto o de veneración, y en cambio, nos ponen otros como modelo… por ejemplo, a Milton Friedman… el laureado fundamentalista neoliberal que está arrasando Chile y buena parte de la población pobre del planeta.

¿Cuáles son sus modelos, sus referentes?
Yo, que no soy cristiano -porque, tal como averigüé más adelante, estudié en un colegio masón, conocí a Jesucristo a través de la pintura flamenca. Y al final comulgo cada vez más con Jesús. No sé donde están los modelos, por eso me he puesto a estudiar historia, para saber por qué suceden las cosas que están pasando…

¿Sigue sus cotizaciones en el mercado? ¿le preocupan?
Los amigos me mantienen al tanto, a veces la gente subasta cosas mías que son horribles, pecados de juventud, y salen al escaparate, y uff … Uno pinta mal ahora, ¡pero antes lo hacía peor! Además yo considero que uno no tiene una cotización para toda la vida, sino que ésta fluctúa cada media hora.
Todos tenemos pinturas buenas, malas y peores. La gente dice “me gusta la pintura de Velázquez” y yo les respondo ‘no, dime de qué cuadro en concreto de Velázquez estás hablando’ porque hasta un genio como él tiene cuadros horribles. Mi listón esta altísimo. Lo que aprendes de viejo es que no hay ningún pintor vivo que sea un referente. Respeto a muchos de los que considero que son mis “abuelos genéticos” en el realismo, como, por ejemplo, Claudio Bravo o Antonio López, pero lo que me interesa de verdad son las fuentes donde ellos han bebido. Yo estudio la pintura catalana del siglo XIX o la del Siglo de Oro Holandés, y me sobra Antonio López.

¿Qué opina de quienes manifiestan que la pintura ha muerto?
En fin, por ser suave, ¡eso es una aberración total! La pintura es como el sexo, una función biológica irresistiblemente placentera que nos permite socializar. Lo que me obsesiona últimamente es tratar de componer una nueva visión de la Historia del Arte. La que nos han vendido en las enciclopedias es una autentica estafa, privilegia al siglo XX hasta el punto de que creemos que es el único referente. Y no. Hay que mirar atrás. Uno encuentra a Henry Moore 30.000 años atrás, y a Picasso en el arte africano de hace 3.000 años. Ahora todos bailan al son de las consignas que proclaman gentes de dudosa calaña. No respetamos las fuentes originales que son, precisamente, las que debemos cuidar.

En 1994, junto con la pintora Carmen Spinola, crea el Proyecto Arauco, un centro cultural multidisciplinar donde apuesta por los viejos métodos y las nuevas tecnologías. ¿Cómo nace su faceta de profesor? ¿Qué cree que le falta a las escuelas de arte?
La carencia fundamental es el desconocimiento técnico de la pintura. ¡Las letras y las artes están excluidas del Plan Bolonia! Todas las facultades del planeta están mal orientadas porque se guían por lo que dice el gurú de turno. Da igual en qué país nos fijemos, Chile, Uganda o España, todos han borrado de sus planes de estudios a la pintura. ¡Los últimos pintores nacieron en el siglo XIX! El siglo XX es del cine y el XXI… como sigamos así pasará a la historia como la era del analfabetismo digital en red…

¿Qué le motivó para crear la Fundación Arauco?
Me entusiasmaba la posibilidad de ofrecer becas a estudiantes de Iberoamérica para que vinieran a empaparse de lo bueno de la pintura española, que por supuesto se diferencia de la europea, sobre todo la del siglo XVII y especialmente del XIX, tremendamente singular, más incluso que el Impresionismo francés, pero nadie le da valor. ¡Ni siquiera existe un museo de los pintores del XIX! ¿Dónde están los impresionistas españoles? Los franceses tienen para sus pintores edificios enteros, y desconozco cuál ha sido la aportación de los franceses a la historia de la pintura…

¿Es usted coleccionista?
Sí, si pudiera gastaría todo el dinero comprando pintura. Siempre maestros del pasado …italianos, alemanes, holandeses, españoles… Del siglo XX, ¡solo me interesa el ordenador y google!
Hay que comprar siempre lo que a uno le gusta… no lo que le gusta a otros… Me da pena cuando veo casos de personas que se gastaron todos sus ahorros en obras que compraron, por ejemplo, en ARCO, y al cabo de los años descubren que no valen nada.

¿Le gusta mirar atrás?
Sí, constantemente, porque te sirve para dimensionar tu carrera desde el principio, y el Darwin que llevas dentro te dice que te queda un tiempo limitado. Piensas en el total, ves lo último… y hay que tomar decisiones…

V. G-O

Munoz Vera