• tendencias del arte

    Bernard Ruiz-Picasso, un legado universal

    “Picasso pinta como Dios o como el diablo”, aseguraba el poeta Paul Eluard. “Soy dios”, precisó el genio español, el creador más innovador de su tiempo, que abrió prácticamente todos los caminos del arte contemporáneo, pero sin olvidar nunca su vinculación con la historia del arte. “Creó obras tremendamente radicales pero siempre fue un hombre de su tiempo”, nos dice Bernard Ruiz-Picasso (Neuilly-sur-Seine, 1959), sobre su genial antepasado. La trayectoria de este malagueño universal abarcó la práctica totalidad del siglo XX pero su última etapa fue la más prolífica y libre como se cuenta en la exposición Picasso: Sin título organizada por La Casa Encendida. “A partir de los años sesenta, Picasso se embarca en el impulso artístico final de su carrera. Sin nada ya que demostrar, nos brinda una obra autobiográfica en la que afirma su creencia en lo esencial de la función del arte y pinta con presteza algunas de las emociones que alimentan nuestra vida cotidiana”, afirma su nieto que en esta entrevista reflexiona sobre la huella de su abuelo en el arte actual, confirma su proverbial capacidad de trabajo y explica por qué su obra fue el diario más honesto de su vida. 

    El Año Picasso se celebra con exposiciones por todo el mundo. A pesar de ser el artista más famoso del siglo XX, hay quien considera que, en cierto modo, sigue siendo un desconocido para el gran público. ¿Aún se pueden decir cosas nuevas? ¿sobre qué aspectos sería interesante seguir profundizando? Creo que se puede responder a esta pregunta desde distintos ángulos. Por ejemplo, si España ha decidido celebrar a Picasso es porque aquí no hay tantos picassos debido a la historia reciente del país y a muchos otros aspectos conocidos por todos. Se han emitido, y están en preparación, varios programas de televisión, hay obras suyas en el museo que fundamos mi madre y yo en Málaga hace veinte años, y también en el Museu Picasso de Barcelona, pero los españoles no saben realmente quién es Picasso. Me consta que desde Radio Televisión Española están preparando audiovisuales para principios del año que viene y es interesante la voluntad de situar a Picasso al nivel de otros grandes maestros españoles, como Velázquez, Goya o El Greco. También pienso que desde el inicio del siglo XXI tenemos más distancia con lo que se dijo en el XX. Ahora podemos ver una obra con más perspectiva. Precisamente algo que me llena de satisfacción es que vaya a abrirse en el Museo Picasso de París, también con el apoyo de mi Fundación, un centro de investigación picassiano. Su misión será estudiar el arte del siglo XX, no sólo a Picasso, pero es que él abarca casi completamente ese siglo…

    A través de su Fundación (FABA) está muy implicado en la gestión del legado de Picasso, organizando exposiciones y promoviendo proyectos de investigación y conservación. Quizás algunas de estas iniciativas le hayan descubierto aspectos que desconocía de la historia de su abuelo Si tuviera que resaltar uno diría que su constancia, su forma de trabajar temas de forma sistemática. El origen del Museo Picasso Málaga fue Carmen Giménez, que justo ha comisariado para el museo una exposición sobre su faceta escultórica, y ella como mucha otra gente, sostenían que en el siglo XX ya se había dicho mucho sobre Picasso. Pero lo cierto es que hemos llegado al XXI y se sigue hablando de él… Por hacer una comparación sencilla, en nuestra época la gente continúa interpretando a Bach, a Beethoven, a tantos otros compositores clásicos… Es decir, hay una realidad incuestionable y es que si se producen este tipo de celebraciones es porque hay material que lo justifica, hay motivos para hacerlo, la magnitud de la obra picassiana así lo demuestra.  

    La exposición Picasso: Sin Título que se presenta en La Casa Encendida de Madrid hace dialogar las obras picassianas con la mirada de artistas contemporáneos. ¿Ve la huella de Picasso en el arte más actual? Sí, y también puedo decir que los artistas del siglo XX, los más jóvenes, desde aquellos que surgieron en los años 80 hasta los milenials de hoy en día, tienen en el siglo XX una fuente de la que alimentarse sin riesgo ninguno. Son mucho más libres y a la vez tienen también más distancia con los artistas del siglo pasado, y eso es una ventaja para poder “picar” de aquí y allá, para crear sin cortapisas, sin tener que enfrentarse a una multa o a un juicio, como les sucedía a sus predecesores, ahora es más fácil, y por eso el proyecto en La Casa Encendida ha sido posible porque los artistas invitados estaban convencidos de que había base sobre la que trabajar. 

    Picasso trabajó hasta el final de su vida pero su obra tardía es la menos estudiada. ¿Qué destacaría de esta etapa?Lo curioso es que en los años 50, 60 e incluso hasta principios de los 70, había gente que no apreciaba este periodo. Su obra final se caracteriza por una gran vitalidad, por un gesto muy libre. Desde los años 80 hasta ahora han sido varias las exposiciones que se han dedicado a estudiar esta etapa y los expertos han resaltado su valor dentro del conjunto de su carrera. De hecho, podríamos decir que entre el cubismo y este periodo tardío existe una especie de puente muy poderoso. En mi opinión, Picasso creó obras tremendamente radicales pero siempre fue un hombre de su tiempo… [Vanessa García-Osuna. Foto Alfredo Arias]

  • Portada

     

  • Caixaforum

  • Maria Blanchard

  • Barcelo La Pedrera

  • Museo Picasso Malaga

  • Museo Mares

  • Caixa creación

  • Lanzarote

  • Museo Goya