Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Dibujo inédito de Picasso en Subarna

El 3 de marzo la casa de subastas Subarna licita un dibujo inédito de Picasso, que forma parte del medio centenar de obras que el malagueño realizó a principios del siglo XX sobre las tarjetas comerciales de la mercería que los hermanos Carles y Sebastià Junyer-Vidal tenían en la calle Argenteria de Barcelona. Su precio de salida se ha fijado en 80.000 euros, aunque se estima que podría alcanzar los 200.000. Hacia 1902-1903, la relación entre Picasso y los hermanos Junyer-Vidal se estrechó significativamente, y durante sus visitas al establecimiento, el joven artista departía con ellos pero también aprovechaba para dibujar sobre las tarjetas que le facilitaban sus amigos.

Como apunta el especialista de la sala Juan Carlos Bejarano: “La pobreza era el leit motiv de estos dibujos, ya fuera como testimonio de la Barcelona convulsionada del fin-de-siglo, o porque a nivel personal Picasso pasó por entonces los días más deprimentes de su vida, acuciado por la incomprensión, el hambre y el frío (…) El resultado fue la creación de obras maestras, como El viejo judío (1903, Museo Pushkin, Moscú), pero, sobre todo, Pobres frente al mar, más conocido como La tragedia (1903, National Gallery of Art. Washington), y considerada por el experto picassiano Josep Palau i Fabre como “una de las escenas más conmovedoras de la época azul”. Precisamente, con esta última se puede conectar el dibujo que licita Subarna, que comparte aspectos como la manera de agrupar la figura del padre y del niño contra un fondo marino. “Más allá de considerarlo como un posible esbozo, este dibujo debe ser valorado igualmente como una obra con valor propio e independiente” asegura Bejarano. 

Como otros tantos de estos dibujos realizados en estas tarjetas comerciales, esta escena perteneció en un primer momento a los hermanos Junyer-Vidal. Dado que en su momento Picasso no les concedió mayor importancia y no los firmó, fueron sus mismos propietarios quienes se encargaron de hacerlo; de ahí que la grafía difiera de aquellos dibujos que sí firmó posteriormente Picasso, décadas más tarde y a petición de estos hermanos. La razón de que este dibujo realizado a tinta y lápices de colores no figure en el catálogo de Zervos ni tenga la firma del genio, es porque muy pronto se dispersó de la colección particular de estos artistas. Explica Juan Carlos Bejarano: “Parece ser que el malagueño se lo regaló a un amigo, “un importante juez o militar” (no hemos podido averiguar su identidad) antes de marcharse definitivamente a París en 1904. Aquella familia acabó trasladándose a Salamanca, y en los vaivenes de matrimonios y herencias, acabó en Madrid. Lamentablemente, la familia no posee más información al respecto. Pero sí nos sirve para entender que, al perderle el rastro por estar fuera de su órbita de influencia, a diferencia de otros de estos dibujos, los Junyer-Vidal no pudieron “rescatarlo” para que Picasso le añadiera su firma, lo que justifica que no aparezca en el catálogo de Zervos. Así pues, lo que contemplamos es la firma de los Junyer-Vidal, que, valga la paradoja, es otra garantía de que pasó por las manos de estos hermanos, primeros propietarios de la obra.”  El experto de Subarna subraya la relevancia de esta obra inédita de Picasso, conectada con una de sus creaciones capitales de la época azul, La Tragedia, por ser una de las composiciones más acabadas y afortunadas entre las que realizó en las tarjetas comerciales de sus amigos los Junyer-Vidal. 

Con este dibujo, la casa de subastas aspira a reeditar el éxito conseguido el pasado 7 de octubre con la venta de un dibujo preparatorio para La comida del ciego que se entregó por 85.000 euros siendo adquirido por el Museu Picasso de Barcelona.