• Banco de España
  • tendencias del arte

    La pintura animada de Manuel León

    Manuel León (Sevilla, 1977) ha cambiado en los últimos años los asuntos principales de su pintura. Si antes predominaban los temas vegetales, con especial predilección por una planta como la costilla de Adán, ahora se ha volcado en mezclar retratos de amigos o de él mismo, tomados en su estudio, con los dibujos animados Disney, un universo que ha definido el imaginario infantil de la segunda mitad del siglo XX. Volver a la niñez supone para León la recuperación de un gusto descontaminado de prejuicios; una especie de paraíso perdido, inocente y feliz, al que acudir para recobrar un espacio propio de libertad.

    ¿Cómo definiría su momento actual, tanto a nivel personal como profesional? Me encuentro igual que siempre, buscando algo que no sé todos los días en el estudio, en un momento de cambio y evolución; siempre aprendiendo, como refleja el famoso grabado de Goya. La vida del pintar es encontrarse a fuerza de buscar, hasta el final. Yo tiendo a salir de mi zona de confort, a complicarme y darle vueltas a las cosas. En los últimos años, ha sido fundamental la crianza de mis hijos, eso requiere tiempo y energía. De eso, precisamente, se habla poco en el entorno del arte, de lo mucho que aprendemos de nuestros hijos. Un artista tiene mucho que ver con un niño, con descubrir y jugar.

    En marzo inaugura una muestra individual en la galería Yusto Giner de Madrid Se va a titular El Plan Romero del arte. Para los que no lo sepan, el Plan Romero se refiere a la macroplanificación de emergencia ante posibles riesgos por la concentración de miles y miles de personas en los desplazamientos con motivo de la Romería de El Rocío en Almonte, Huelva. El título tiene su retranca y se puede extrapolar al contexto del arte español. Si estamos excesivamente pendientes del sistema por querer controlarlo, este intervencionismo genera otros inconvenientes no previstos, que pueden ser incluso más graves. Este proyecto es importantísimo para mí, es volverme a reivindicar en Madrid. Mi última muestra fue en 2020 en la galería de Javier López & Fer Francés y con la pandemia no pudo ir mucha gente a verla. Fue un momento muy raro, la gente estaba en otra cosa, no en ir a ver exposiciones.

    ¿Es un proyecto específico o simplemente presentar sus últimos trabajos? Yo no tengo una temática cerrada, incluyo muchos aspectos sutiles en mi discurso; en mis cuadros, lo mismo hago una lectura oblicua del post-colonialismo que critico todos esos moralismos que nos quieren imponer desde algunos sectores del arte, sobre todo esos que marcan distancia con los demás asumiendo determinadas posiciones políticas para dar lecciones a los demás. En el arte no hay buenos ni malos, ni debemos dejarnos llevar ni por la ultraizquierda ni por la ultraderecha. La excesiva regularización del arte, la subvención continua, beneficia a corto plazo a unos pocos embaucadores pero pervierte el sistema a medio plazo, que es lo que ha ocurrido en España… [Sema D’Acosta. Foto: Celia Macías] 

     

  • Principal

  • Caixa

  • Reina Sofía

  • Azkuna

  • Museo Picasso

  • Chillida Leku

  • Artparis

  • A lopez