• Banco de España
  • tendencias del arte

    Maestros españoles en Sotheby’s

    Uno de los artistas españoles más admirados del siglo XVIII, Luis Meléndez (1716-1780), llamado “el Chardin español”, produjo más de 100 bodegones a lo largo de su carrera. El que vende Sotheby’s el 1 de febrero en Nueva York, valorado entre 900.000 y 2,7 millones de euros, perteneció al anticuario neoyorkino Herman Schickman y estuvo cedido en el Metropolitan hasta 2018. Se trata de uno de los únicos seis bodegones de gran formato que Meléndez ambientó al aire libre. Con su pila de alcachofas maduras, vainas de guisantes y tomates de color rojo brillante dispuestos artísticamente por el suelo, el tema de este cuadro es la comida cotidiana, no los manjares de un banquete. Incluso a pesar de su gran tamaño y del cuidado paisaje montañoso del fondo, esta naturaleza muerta condensa la elegante sencillez que define la obra de Meléndez.

    Luis Meléndez, Bodegón de alcachofas y tomates en un paisaje

     En esta misma sesión se licita una pintura temprana de El Greco (1541-1614) recién descubierta. Tasada entre 370.000 y 550.000 euros, esta tabla en la que recrea el martirio de san Lorenzo, refleja la rapidez con la que interiorizó múltiples influencias visuales que nos permiten dilucidar su génesis artística. Nacido en Creta en el seno de una familia griega ortodoxa de funcionarios del gobierno que trabajaban para el gobierno colonial veneciano, El Greco llegó a Venecia entre enero y agosto de 1568, momento en que creó esta obra. Permaneció en la Serenissima poco más de dos años pues está documentado en Roma a finales de 1570. Su etapa veneciana, aunque esencial para comprender su trayectoria, sigue teniendo claroscuros. Por ejemplo, aunque se sabe que conocía a Tiziano, y probablemente visitó su taller, no ha podido confirmarse si los dos pintores llegaron a trabajar juntos.

    El Greco, El martirio de san Lorenzo

     “No solo favorecido del cielo por la eminencia de su arte, sino por las ­dotes de su naturaleza, de buena per­sona y de amable trato, humilde y modesto”, así describía el tratadista Antonio Palomino al pintor Bartolomé Esteban Murillo (1617 – 1682). El maestro sevillano pintó esta composición hacia 1670, época en la que exploró el tema de la Sagrada Familia con un san Juan Bautista niño en varias ocasiones. Las recientes labores de conservación llevadas a cabo en el cuadro, durante las que se eliminaron grandes áreas de pintura y barnices viejos, revelaron importantes pentimenti, especialmente en el hombro derecho de San José y en el pie derecho del niño Jesús. La pincelada suave y el uso de esmaltes transparentes, especialmente evidentes en la representación fluida de las túnicas, son típicas del trabajo tardío de Murillo. Se piden por este lienzo de 370.000 a 550.000 euros.

    Bartolomé Esteban Murillo, Sagrada Familia con san Juan Bautista niño
  • Principal

  • Caixa

  • Reina Sofía

  • Azkuna

  • Museo Picasso

  • Chillida Leku

  • Artparis

  • A lopez