• tendencias del arte

    Paraíso descubierto

    El descubrimiento del paraíso 1870-1936 es la primera muestra de una trilogía, desdoblada en dos exposiciones: una en el Museu d’Art de Girona, De Blanes al Cap de Creus, identidad de un paisaje, y otra, Cuando Cadaqués era una fiesta, en el Museu de l’Empordà de Figueres. Comisariadas por la historiadora del arte Mariona Seguranyes, son el resultado de más de tres años de investigaciones y están dedicadas al descubrimiento artístico de la costa norcatalana y a la contribución que desde el mundo del arte se hizo al nacimiento y consolidación de la marca turística Costa Brava. La del Museu d’Art de Girona, ordenada geográficamente, explora este hecho con unos 60 cuadros y documentos de unos 50 artistas que, desde 1870 hasta 1936, hicieron de la Costa Brava un tema de su obra y, en algunos casos, la plasmación de un ideal. Las obras provienen de numerosas colecciones particulares e institucionales. El artículo «Por la Costa Brava» del abogado y político Ferran Agulló, firmado con seudónimo Pol y publicado en el diario La Veu de Catalunya, el 12 de septiembre de 1908, fue el primer altavoz de este topónimo. Como referente de país y en paralelo al movimiento político y cultural del Noucentisme, se empezó a construir la identificación de este territorio, que los artistas avivaron con sus obras.

    Laureà Barrau, Tossa de Mar, 1908 [detalle]. Museu d’Art de Girona. Foto: Rafel Bosch

    En La Costa Brava antes de la Costa Brava se presentan paisajistas que buscaron inspiración en la costa antes de ser bautizada como Costa Brava, como Lluís Rigalt, Modest Urgell, Baldomer Galofre, Joan Roig i Soler o Francesc Miralles. En Pintores en la Costa Brava. Constructores de identidad se expone la creación imaginaria de la Costa Brava en la línea de idealización de raíces helénicas e identificación de país, con Joan Llaverias, Nicolau Raurich, Joan Llimona, Joan Colom, Joaquim Mir, Francisco Gimeno. También están presentes los otros dos focos artísticos de gran relevancia en la Costa Brava: Tossa de Mar y Cadaqués, Cap de Creus, punto de encuentro de relevantes artistas europeos durante el período de entreguerras mundiales. Y también, una serie de creadores que acudieron, al margen de este concepto de país, en busca de luz y naturaleza, optando por el camino de la vanguardia como, Dalí, Picabia o Masson, artistas que terminaron en estas localidades de la Costa Brava por amistad entre los mismos pintores. La exposición se cierra con Destrucción del paraíso. Los primeros gritos de alerta dedicado a la conferencia de pro-Costa Brava de 1935, de donde surgió el Patronato de la Costa Brava con el plan de protegerla, truncado por la Guerra Civil. Museu d’Art de Girona, Girona. Hasta el 17 de septiembre

    Joaquim Mir, L’Estartit, c. 1935. Foto: Fotogasull
  • Portada

     

  • Caixaforum

  • Barcelo La Pedrera

  • Museo Picasso Malaga

  • Chillida Leku

  • Museo Mares

  • Lanzarote

  • Museo Goya