Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Exposición » Un flamante hogar para los maestros flamencos

El Museo Real de Bellas Artes de Amberes, el KMSKA, ha reabierto sus puertas al público después de estar cerrado durante 11 años para su restauración y ampliación. La pinacoteca belga, que compendia siete siglos de arte, desde los primitivos flamencos hasta los expresionistas, atesora más de 8.000 obras; la mitad de ellas ha permanecido en los almacenes durante las reformas, mientras la otra se ha mostrado en exposiciones internacionales. Ahora, con su regreso, se ha consagrado como el “Hogar de los Maestros flamencos” y, como cuando volvieron a Flandes las obras que Napoleón se había llevado, han repicado las campanas de la torre de la catedral y de las iglesias amberinas, algo excepcional que sólo sucede cuando los reyes de Bélgica visitan la ciudad. El gobierno flamenco ha invertido 100 millones de euros en el proyecto, con el que ha ganado 21.000 m2 de espacio expositivo. “Queremos que el museo sea un lugar de pensamiento, de creatividad y de participación”, afirma su conservadora-jefe, Carmen Willems.

James Ensor, La intriga

Artículo completo en la edición impresa