• tendencias del arte

    Un oasis para Picasso

    Ivan Reitman (1946-2022), director de películas como Los cazafantasmas o Los gemelos golpean dos veces, formó, con la complicidad de su mujer Genevieve, una colección de arte que traza la evolución de la abstracción a lo largo del siglo XX y las respuestas posteriores de los artistas figurativos. Esta afición había surgido a raíz de que Reitman le pidiera al galerista Arne Glimcher que le asesorara en la película Peligrosamente juntos, una comedia romántica de 1986, protagonizada por Robert Redford, Debra Winger y Daryl Hannah, ambientada en el mundo del arte neoyorkino. El marchante le recomendó utilizar pinturas y esculturas originales prestadas por galerías y coleccionistas privados de Nueva York y Los Ángeles. Y fue durante este proceso en el que Reitman acabó convirtiéndose en un coleccionista apasionado y selectivo. En la sesión del 9 de noviembre se ofrecen 10 de sus obras más queridas, entre ellas Femme endormie de Picasso, un luminoso retrato de Marie-Thérèse Walter, que permaneció en la familia del genio malagueño durante sesenta años y que ahora se cotiza entre 25 y 35 millones de euros. “1934 fue uno de los años más estresantes en la vida de Picasso. Su esposa, Olga, se negaba a divorciarse; la Gran Depresión llegaba a su quinto año; la agitación política envolvía a Francia; y su España natal, que visitó por última vez en el mes de agosto, se tambaleaba al borde de la guerra civil. Picasso bajó mucho su ritmo de trabajo -se han documentado unos 45 óleos en 1934 mientras que en 1935 dejó de pintar por completo- y sus imágenes se volvieron oscuras y melancólicas. Pero un glorioso día de julio, produjo tres radiantes visiones de su nueva amante: Marie-Thérèse Walter. Uno de estos retratos está hoy en el Museo Hirshhorn, otro en el Museo de Arte de Portland y el tercero, que el maestro conservó para sí mismo y ha sido expuesto públicamente solo una vez, en 1998, es el que subastamos, propiedad de Reitman. En su deslumbrante colorido, mágicas formas y tierna serenidad, esta imagen profundamente íntima fue y sigue siendo un oasis”, ha declarado Max Carter, vicepresidente de los departamentos de Arte de los Siglos XX y XXI de Christie’s. 

    Pablo Picasso, Femme endormie

    “Me convertí en pintor porque quería elevar la pintura al nivel de intensidad de la música y la poesía», decía Mark Rothko. También el 9 de noviembre, Christie’s licita Sin título (amarillo, naranja, amarillo, naranja claro), creado en 1955, el mismo año en que celebró su primera individual en la prestigiosa galería Sidney Janis en Nueva York. A pesar de ser considerado uno de los grandes exponentes de la abstracción norteamericana, el artista rehusaba ser definido como un abstracto porque “no me interesa la relación entre color y forma, sólo quiero expresar emociones humanas básicas: tragedia, éxtasis, fatalidad…». Este lienzo de dos metros de altura envuelve al espectador en un impactante resplandor dorado. El pintor conservó este cuadro hasta su muerte, y posteriormente perteneció, durante medio siglo, a los famosos coleccionistas y mecenas Paul y Bunny Mellon. Ahora se estima que podría venderse por unos 45 millones de euros.  

    Mark Rothko, Sin título (amarillo, naranja, amarillo, naranja claro)

    Jerry Moss (1935-2023), conocido en la industria musical como la «M» de la discográfica A&M Records, jugó un papel decisivo en las carreras de cantantes como Sting, Janet Jackson, Peter Frampton, Cat Stevens, Carole King, y un sinnúmero más, a los que promocionó desde el sello independiente que había fundado con su socio, el trompetista Herb Alpert. Apasionado del arte Moss reunió una colección en la que está representada la vanguardia histórica europea, los iconos del arte latinoamericano y las estrellas contemporáneas más rutilantes. El 9 de noviembre Christie’s dispersa en Nueva York 13 de estas obras valoradas en más de 50 millones de euros. Las dos más icónicas son unos retratos profundamente personales: Muchacha de rosa (6,5 a 9,5 millones de euros) de Tamara de Lempicka, y Retrato de Cristina, mi hermana, de Frida Kahlo (7,5 a 11,5 millones de euros), el único retrato que la pintora mexicana hizo de su adorada hermana pequeña. [© Christie’s Images Limited]

    Tamara de Lempicka, Muchacha de rosa

     

  • Portada

     

  • Caixaforum

  • Maria Blanchard

  • Barcelo La Pedrera

  • Museo Picasso Malaga

  • Museo Mares

  • Caixa creación

  • Lanzarote

  • Museo Goya